EE.UU.: cambia la retórica frente a la reforma migratoria

Janet Napolitano
Image caption Napolitano insiste en que el actual sistema migratorio no funciona, pero no dio detalles de cómo Obama lo cambiará.

La secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS por sus siglas en inglés), Janet Napolitano aseguró este jueves a líderes latinos reunidos en Denver que el gobierno del presidente Barack Obama está comprometido con una revisión de las leyes migratorias federales.

“Está claro para todo el que está prestando atención que nuestro sistema migratorio no funciona y también está claro que una reforma migratoria integral es clave para resolver el problema”, exclamó Napolitano ante la conferencia anual de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados (NALEO, por sus siglas en inglés).

Las palabras en Denver de la secretaria es la última de una serie de declaraciones en las que el DHS muestra un aparente giro en la política migratoria de la Casa Blanca.

Según analistas políticos este viraje es la respuesta de la administración de Obama al desencanto de los electores latinos con su gobierno debido principalmente a la forma en que se ha manejado el tema de la inmigración de indocumentados.

Lea: ¿Obama pierde popularidad entre hispanos?

Forma inteligente

Contrario al anterior énfasis que le había dado su departamento al uso de la mano dura contra los indocumentados, Napolitano destacó a los delegados de NALEO el esfuerzo que hace Obama para que les sea más fácil a los inmigrantes documentados convertirse en ciudadanos.

Un día antes la funcionaria acudió al Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS por sus siglas en inglés) en Washington para explicar lo que calificó de una “forma más inteligente de aplicar la ley y asegurar la frontera”.

El fin de semana, al anunciar que el estudiante de la Universidad de Harvard, Eric Balderas no será deportado, el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) afirmó que casos como el del joven “ilustran la necesidad de una reforma migratoria integral".

Durante la semana pasada, llovieron los comunicados de prensa en los que ICE reiteraba que su enfoque para hacer cumplir la ley ha girado y ahora se concentra en detectar a los inmigrantes que han cometido delitos criminales y a controlar el tráfico humano y de narcóticos en la frontera.

¿Pura retorica?

Pero organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes han reaccionado con cautela a la aparente transformación de la política migratoria del gobierno de EE.UU. con el temor de que estas manifestaciones sean solamente pura retórica.

Tras el discurso en el CSIS, Ali Noorani, director ejecutivo del Foro Nacional de Inmigración saludó lo que calificó de “rechazo de parte de Napolitano al uso de eslogan con etiquetas sobre la aplicación de la ley” y su afirmación de la necesidad de una reforma migratoria.

Sin embargo, Noorani resaltó que el gobierno de Obama “continúa persiguiendo a estudiantes y familias”.

Ante CSIS, Napolitano anunció el despliegue adicional de agentes de la Patrulla Fronteriza, investigadores de ICE, equipos aéreos y otras tecnologías para la frontera de Arizona y otros estados lindantes con México

Y sólo esta semana Ice ha celebrado esta semana la incorporación de todos los condados del estado de Virginia, además de los condados Minnehaha y Pennington de South Dakota, Shelby de Alabama y Hamilton de Ohio al polémico programa Comunidades Seguras, para identificar y deportar a lo que el gobierno asegura son "peligrosos indocumentados criminales".

Grupos pro derechos humanos afirman que desde que se ha empezado a implementar el programa se ha registrado un marcado incremento del uso de perfiles racistas, costos excesivos para los gobiernos estatales y locales y violaciones al debido proceso judicial.

Respuesta a críticas

“Creo que (el gobierno) está respondiendo a las críticas que le estaban haciendo (los latinos) a las medidas previas y a la política de Seguridad Nacional”, dijo a BBC Mundo Raúl Hinojosa-Ojeda profesor asociado de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), y director del Centro de Estudios sobre la Integración y el Desarrollo para Norteamérica.

Hinojosa-Ojeda resaltó que la Casa Blanca ha sido blanco de críticas por líderes hispanos por haber continuado con las deportaciones de inmigrantes llevadas a cabo durante el gobierno del ex presidente George W. Bush, “aunque no con redadas sino con lo que se llaman redadas electrónicas”.

El experto consideró que “es una medida mucho mas inteligente enfocar los recursos hacia el narcotráfico y políticamente sería más aceptable para la importante base de apoyo político de Obama que son los latinos”.

Sobre todo en la medida en que se acercan las elecciones legislativas de mitad de mandato en noviembre, indicó Hinojosa-Ojeda.

Añadió que “la comunidad latina está muy atenta a lo que va a pasar. Se está movilizando en una forma electoral para ver si van a seguir apoyando a los demócratas”.

Contenido relacionado