Los retos de Petraeus en Afganistán

El nuevo comandante en jefe de las tropas de EE.UU. y la OTAN en Afganistán, el general David Petraeus
Image caption Petraeus se propone "progresar" en la situación de la "seguridad distrito por distrito".

El nuevo comandante en jefe de las tropas de EE.UU. y la OTAN en Afganistán, el general David Petraeus, llamó a unificar esfuerzos entre el ejército y la población civil para lograr el "propósito común" de la paz y la estabilidad.

El general asume su puesto con una serie de desafíos en los próximos meses, entre los que se cuentan la reducción de las bajas tanto civiles como militares y la intensificación de la campaña contra el Talibán.

En un discurso ante más de 1.700 personas en la embajada estadounidense en Kabul, Petraeus dijo que esa cooperación entre civiles y militares no era algo "opcional" sino un reto imprescindible para derrotar al Talibán.

Petraeus reemplaza en el cargo al general Stanley McChrystal, destituido el 23 de junio pasado tras criticar al presidente de EE.UU., Barack Obama, y a otros funcionarios de su país en unas declaraciones a la revista Rolling Stone.

El corresponsal de la BBC en Kabul, Quentin Sommerville, dice que la agenda del nuevo jefe militar estadounidense incluye una reunión este sábado con el presidente afgano, Hamid Karzai.

Desafíos

Entre los retos que encara el general Petraeus en su nuevo puesto está la reducción del número de bajas que en junio alcanzó una cifra récord, con 102 integrantes de las fuerzas internacionales muertos, el mayor número en un mes desde el comienzo de la ofensiva para derrocar al Talibán, en diciembre de 2001.

Image caption Para fines de agosto habrá "más del triple" de los efectivos de EE.UU. que había a principios de 2009.

En cuanto a la disminución de las bajas civiles, Petraeus declaró antes de viajar a Afganistán que "el terreno humano es el terreno decisivo y por eso hay que hacer todo lo posible para proteger a la población".

El general tendrá igualmente que acometer una ofensiva contra el Talibán en la provincia de Kandahar, una campaña que ha sido postergada hasta septiembre.

Además de "progresar" en la situación de la "seguridad distrito por distrito", Petraeus se propone avanzar en la preparación de las fuerzas de seguridad afganas y contribuir al reforzamiento de la autoridad con gobiernos locales estables.

Petraeus ha enfatizado en que para finales de agosto habrá cerca de 100.000 militares estadounidenses en Afganistán "más del triple de los que había a principios de 2009".

A la vez, ha reafirmado que continuará aplicando la estrategia de su predecesor, la cual -según sus palabras- "ha funcionado", por lo que no se revisarán las reglas de enfrentamiento con las que operan las tropas en territorio afgano.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.