La periodista acusada de espionaje Vicky Peláez seguirá presa

Vicky Peláez
Image caption La fiscalía alegó que los acusados son "expertos" en huir.

La periodista peruano-estadounidense Vicky Peláez permanecerá recluida en el centro de detención de Brooklyn, Nueva York, en el que fue ingresada la semana pasada tras ser acusada de pertenecer a una red de espías rusos, mientras el tribunal analiza una apelación contra la decisión de concederle libertad bajo fianza.

La fiscalía de Nueva York apeló la decisión del juez que lleva la causa, Ronald Ellis, quien el jueves pasado había concedido a la periodista una fianza de US$ 250.000.

Peláez fue la única que recibió el beneficio dentro del grupo de diez acusados de lavado de dinero y de actuar como agente de una gobierno extranjero apresados la semana pasada, en lo que se ha conocido como “el caso de los espías rusos”.

Hasta la tarde del martes BBC Mundo no había podido contactar a la familia o a los abogados de Peláez para conocer su reacción, aunque desde la mañana estaban esperando la liberación de la periodista, pese a que sabían que dependería de la apelación de la parte acusadora.

Según medios locales, el hijo mayor de Peláez, Waldo Mariscal, habría asegurado que tenían los US$ 10.000 de pago inicial y tres garantes dispuestos a avalar a su madre.

Peligro de fuga

Al argumentar el jueves la decisión de concederle fianza a Peláez el magistrado Ellis había dicho que no veía peligro de fuga ya que la peruana usaba su verdadera identidad y no tenía entrenamiento como agente secreto, aunque también aseguró que no la consideraba inocente de los cargos.

Lea: Peláez podría quedar libre

Image caption Waldo Mariscal habría asegurado que tenían el dinero para pagar la fianza de su madre.

La fiscalía protestó la medida advirtiendo que todos los acusados “son expertos” en huir, como habría demostrado el detenido número 11, Christopher Metsos, quien la semana pasada desapareció en Chipre, isla mediterranea en la que fue capturado y cuyos tribunales le concedieron libertad condicional.

Para la fiscalía la “confesión” del esposo de Peláez, alias Juan Lázaro, agrava el caso en su contra.

Según un escrito presentado al tribunal por la acusación, Lázaro reconocio ser un agente ruso, proclamó lealtad a ese país, al tiempo que dijo que su nombre no era Lázaro ni su nacionalidad uruguaya, como estaba registrado.

Además Lázaro habría implicado a su esposa diciéndole a los interrogadores que Peláez le habría ayudado a mandar comunicaciones y dinero en efectivo a otros contactos.

Lea: ¿Quiénes son Vicky Peláez y Juan Lázaro?

El juez Ellis ha convocado para el miércoles una nueva audiencia en su sala del Distrito Sur de Manhattan en la que estudiará las objeciones de la fiscalía.

Si se rechazara la apelación, Peláez podría ser enviada bajo arresto domiciliario a su casa de Yonkers, suburbio al norte de la ciudad de Nueva York, con un brazalete electrónico para que la policía monitore sus movimientos mientras se realiza su juicio.

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.