Caso L'Oreal: investigan al partido de Sarkozy

Nicolas Sarkozy
Image caption Las acusaciones indican que Sarkozy recibió donaciones ilegales para su campaña electoral.

La fiscalía francesa abrió una investigación por las denuncias hechas sobre fondos ilegales recibidos por el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, durante su campaña electoral, informaron fuentes oficiales.

La decisión se deriva tras acusaciones hechas por una ex contadora de Liliane Bettencourt, la mujer más rica de Francia y heredera de la fortuna de la firma de cosméticos L'Oreal.

La ex contadora declaró a la policía que Bettencourt aportó 150.000 euros en efectivo (casi US$200.000) a la campaña electoral de Sarkozy en 2007.

El límite permitido en Francia para donaciones a partidos políticos es de 7.500 euros (unos US$9,400).

Según el corresponsal de BBC Mundo en París, Gerardo Lissardy, el anuncio de la investigación este miércoles puso más presión sobre Sarkozy para que aclare las dudas que hay en este caso.

Sarkozy aludió al tema indirectamente el martes, cuando habló de una "calumnia", mientras sus aliados sostienen que es una operación política y arremeten contra medios de información.

Pero, con su investigación, los fiscales franceses están indicando que al menos tienen una duda legítima sobre el financiamiento de la campaña electoral de Sarkozy con dinero de Bettencourt, agrega nuestro corresponsal.

El escándalo de L'Oreal se parece cada vez más a una crisis política grave para un presidente cuya popularidad cayó a un récord mínimo del 26%, según un sondeo reciente.

Lea también: Francia: el escándalo L'Oreal salpica a Sarkozy

Fórmula L'Oreal

Según Claire Thibout, quien fue contadora de la fortuna de Liliane Bettencourt, el dinero fue entregado al actual ministro de Trabajo de Sarkozy, Eric Woerth, quien era el jefe de campaña del actual presidente.

Woerth, quien ha negado los cargos, ya estaba bajo presión por el caso L'Oreal, que abrió la semana pasada y que envuelve a la heredera de la empresa, cuya fortuna está estimada en unos 17.000 millones de euros.

En una entrevista televisiva este martes, el actual ministro de Trabajo desmintió las acusaciones y dijo que se trataba de "un complot político orquestado por el Partido Socialista".

Image caption Las acusaciones señalan que Sarkozy recibió donaciones en efectivo de Bettencourt.

El escándalo en torno a la fortuna de la heredera del gigante francés de cosméticos L'Oreal comenzó a cobrar relevancia política el mes pasado, a través de grabaciones secretas hechas a Bettencourt por su mayordomo.

En las grabaciones se implicaba al ministro Woerth y a su esposa, quien trabajaba directamente asesorando Bettencourt en temas financieros.

En las últimas semanas, la presión política crece para que Woerth, que también es tesorero del partido UMP de Sarkozy, explique sus vínculos con Bettencourt.

La esposa de Woerth ha renunciado a su cargo, y ambos han negado un conflicto de intereses.

Pero el gobierno francés ha respaldado a su ministro de Trabajo, que está a cargo de impulsar la reforma del sistema de jubilaciones del país, considerada la prueba de poder más delicada que enfrenta Sarkozy.

Y la posición de Sarkozy podría complicarse.

Según las grabaciones, que serán usadas como evidencia en el juicio, el actual presidente francés habría sido uno de los políticos de centro-derecha que regularmente recibió sobres con dinero en efectivo tras cenas en la residencia de Bettencourt, en una región donde Sarkozy era alcalde.

Lea: El escándalo que arruga la reputación de L´Oreal

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.