Nuevo escándalo por leche contaminada en China

Foto de mayo de 2009, una mujer reclama la muerte de su nieta, supuestamente por leche contaminada
Image caption En 2008, murieron seis niños por beber leche contaminada.

Las autoridades en China decomisaron más de 70 toneladas de productos lácteos contaminados con el compuesto químico industrial melamina, que es altamente tóxico.

Según reportó la agencia de prensa estatal Xinhua, el organismo de control de calidad de la provincia de Gansu descubrió leche y derivados comtaminados en una fábrica.

Las pruebas de control demostraron que la leche en polvo contenía hasta 500 veces el nivel máximo permitido de melamina.

El uso de esa sustancia por parte de las principales empresas lácteas chinas, entre ellas una de las más prestigiosas, Sanlu Group, provocó en 2008 la muerte de seis bebés e intoxicó a otros 300.000, lo que generó una de las mayores alarmas sanitarias en el país en los últimos años.

La incautación de este nuevo lote de materia prima para producir leche fue el primero descubierto en la provincia de Gansu, aunque sus orígenes se vinculan con la fábrica de lácteos Dangyuan, en la vecina ciudad de Qinghai.

Otras doce toneladas de leche ya procesada y contaminada también fueron confiscadas.

El dueño de la fábrica y el director de producción han sido detenidos.

Usado para simular

De la materia prima con presencia de melamina, unas 38 toneladas fueron compradas en la provincia de Hebei, que fue la fuente del escándalo de 2008, afirmó la policía.

Esto significa que "los comerciantes podrían haber comprado una leche contaminada que debió haber sido destruida en 2008, con la intención de volverla a procesar y revenderla", explicó Wang Zhongxi, de la autoridad de control de calidad en la provincia de Gansu.

La melamina es usada para fabricar plásticos, fertilizantes y concreto. Se encuentra también en muebles y resinas.

Entre otros usos, es empleada ilícitamente para simular niveles elevados de proteínas en los alimentos, pero los efectos producen fallos en los riñones.

En 2008, el compuesto fue encontrado en productos lácteos provenientes de 22 fábricas chinas, una de cada cinco productoras de leche del país.

El escándalo provocó indignación entre los consumidores chinos y terror entre los padres, y llevó a un cuestionamiento internacional sobre los controles de calidad de la comida producida en el gigante asiático.

Más de 20 personas relacionadas con el escándalo fueron condenadas y a dos se les aplicó la pena de muerte.

Hace unos meses, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció los límites de melamina en alimentos líquidos y sólidos en 1 y 2,5 miligramos por kilo, respectivamente, con el fin de combatir los efectos tóxicos de ese compuesto de resina.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.