Diputados franceses aprueban prohibir la burka

Resultado de la votación
Image caption Varios diputados de la oposición socialista, comunistas y verdes se abstuvieron de votar.

La Asamblea Nacional francesa aprobó por amplia mayoría un proyecto de ley para prohibir la burka islámica en todos los espacios públicos del país, un paso clave para que esa medida comience a aplicarse en la práctica.

El proyecto fue aprobado este martes por 335 votos a favor y uno en contra en la cámara baja del Parlamento francés, que cuenta con 577 escaños, y para convertirse en ley, deberá ser ratificado por el Senado a partir de septiembre.

La propuesta del gobierno de Nicolas Sarkozy prevé multas equivalentes a US$190 y clases de ciudadanía para quienes vistan prendas que cubran el rostro en calles, sitios o servicios públicos de Francia.

Lea: Sarkozy dice que la ley definirá "en qué civilización" vive su país

También autoriza sanciones más severas, que incluyen hasta un año de cárcel y multas equivalentes hasta US$38.000 para los hombres que obliguen a mujeres a cubrir su rostro.

El proyecto apunta a prohibir en la práctica el uso de la burka o el niqab islámico, prendas que en Francia son utilizadas por cerca de 1.900 mujeres, en su mayoría ciudadanas francesas, según datos oficiales.

Con la votación de este martes, Francia quedó en camino a convertirse en el primer país europeo que prohíbe el velo integral islámico en la vía pública, aunque España y Bélgica consideran medidas similares.

Lea: España se blinda contra la burka

"Disuelve la identidad"

En un país como Francia, que tiene la mayor comunidad musulmana de Europa (estimada en cerca de cinco millones de personas) la medida genera polémica y roza temas sensibles de la sociedad.

Los promotores de la prohibición consideran que la burka y sus similares afectan "la dignidad femenina", como definió Sarkozy en mayo.

"El velo integral disuelve la identidad de una persona en la de una comunidad", advirtió la ministra francesa de Justicia, Michèle Alliot-Marie, al presentar el proyecto al Parlamento.

En la votación de la Asamblea Nacional dieron su voto afirmativo al proyecto una mayoría de diputados de la gobernante UMP, sus aliados del Nuevo Centro y 20 diputados de izquierda.

Sin embargo, varios diputados de la oposición socialista, comunistas y verdes se abstuvieron de votar. Aunque rechazan el velo integral, consideran que la prohibición total acarrea riesgos sociales y jurídicos.

Desafíos pendientes

Image caption Los críticos advierten que la ley podría avivar la tensión social en el país europeo.

Algunos diputados opositores advirtieron que el proyecto podría ser rechazado por el Consejo Constitucional francés o ser desafiado ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

El Consejo de Estado, máximo órgano administrativo francés, ya recomendó al gobierno evitar la prohibición plena de la burka en la vía pública ante el riesgo de que viole normas locales y europeas.

En cambio, sugirió una prohibición parcial de la burka en algunos servicios y sitios públicos.

El diputado socialista François de Rugy dijo durante la votación de este martes que la medida propuesta por el gobierno sólo persigue fines electoralistas y podría avivar tensiones sociales.

El único voto en contra fue del diputado Daniel Garrigue (cercano al ex primer ministro Dominique de Villepin) que advirtió sobre el riesgo de "deslizarse hacia una sociedad totalitaria".

Período de transición

La propuesta también ha dividido a grupos defensores de los derechos humanos y de las mujeres.

Algunos recuerdan que la burka suele ser una imposición de algunos integristas islámicos a sus mujeres y creen que la prohibición ayudará a defender la igualdad de género.

Pero John Dalhuisen, un experto de Amnistía Internacional en discriminación, indicó que una prohibición completa "violaría los derechos a la libertad de expresión y de religión de las mujeres que visten la burka o el niqab".

Las encuestas sugieren que una mayoría de franceses están a favor de prohibir el velo integral en los espacios públicos del país.

El proyecto de ley prevé un período de seis meses desde su aprobación hasta que comience a aplicarse la norma, para explicar su contenido a las personas interesadas y permitirles que se adapten a las nuevas restricciones.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.