BP admite "conversaciones" sobre el acusado de Lockerbie

La petrolera BP admitió haber conversado con el gobierno británico sobre el caso de Abdel Basset al-Megrahi, el ciudadano libio que cumplió condena en el Reino Unido por hacer estallar un avión de Pan Am mientras volaba sobre Lockerbie, Escocia, en 1988.

Image caption BP admite pláticas, pero niega haber presionado por la liberación de al-Megrahi.

En un comunicado emitido este jueves, BP reconoció haber expresado su preocupación por la lentitud del proceso de repatriación de al-Megrahi y por el impacto que eso podía tener sobre sus intereses comerciales en el país árabe.

La empresa, sin embargo, negó haber tenido nada que ver en la decisión del gobierno escocés de liberarlo.

"La decisión de liberar a al-Megrahi en agosto de 2009 la tomó el gobierno escocés. No es asunto de BP comentar las decisiones del gobierno escocés. BP no participó en ningua discusión (...) sobre la liberación de al-Megrahi".

El miércoles, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, se declaró dispuesta a analizar la solicitud de un grupo de senadores para investigar el caso.

Los legisladores citaron un informe del diario británico The Times, según el cual BP presionó a favor de la liberación de al-Megrahi para buscar obtener un contrato de exploración petrolero frente a las costas de Libia.

Senadores

Las versiones acerca de la supuesta gestión de la petrolera británica a favor del autor del atentado que causó la muerte de 270 personas han despertado el interés de los legisladores en medio de un gran malestar del público y el gobierno estadounidense por la saga del derrame en el Golfo de México.

"Los demócratas Kirsten Gillibrand y Charles Schumer, de Nueva York, junto a Frank Lautenberg y Robert Menéndez, de Nueva Jersey, quieren que Washington presione al gobierno británico para saber si la petrolera hizo gestiones a favor de Abdel Baset al-Megrahi a cambio de contratos en Libia", según el corresponsal de BBC Mundo en Washington, Carlos Chirinos.

"Si se corrobora que BP ayudó a liberar a este asesino múltiple, eso le restaría aún más legitimidad a la decisión del tribunal escocés de concederle una liberación por compasión", dijo el senador Menéndez, según AFP.

Luego de que Clinton dijera que iba a analizar la solicitud de los legisladores, el portavoz del Departamento de Estado, Philip Crowley, aclaró sin embargo que, antes de actuar, había "algunas cuestiones prácticas en torno a exactamente qué piden que hagamos" que necesitaban ser aclaradas.

Crowley agregó desconocía qué capacidad tendría el Departamento de Estado para "preguntar acerca de una conversación que supuestamente ocurrió entre una empresa privada, un gobierno y otro gobierno autonómico (el de Escocia)".

Al-Megrahi, quien sufre de cáncer, fue condenado en 2001 y desde agosto de 2009 se encuentra en Libia -tras haber estado preso en Escocia- luego de ser liberado en una polémica decisión por motivos humanitarios.

Una investigación de la BBC reveló en enero dudas sobre una pieza clave de las pruebas que ayudaron a condenar a al-Megrahi.

Lea: Lockerbie: dudas sobre evidencia usada

Problema sobre problema

La polémica sobre el vínculo entre BP y Libia está resurgiendo en un momento en que la petrolera también enfrenta duras críticas por su manejo del derrame de crudo en el Golfo de México, provocado por la explosión de uno de sus pozos en abril pasado.

Image caption El derrame también ha afectado la imagen de BP en los EE.UU.

Este jueves la empresa tuvo que interrumpir una importante prueba del último dispositivo instalado para intentar contener el vertido.

Y la noticia del atraso coincidió con el anuncio de que un comité del Congreso de EE.UU. había acordado recomendar una ley que podría impedir a BP realizar nuevas perforaciones submarinas en su territorio durante un período de siete años.

Lea también: BP reporta nuevos atrasos en sus esfuerzos por contener el derrame

La propuesta Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes es que las compañías con malos antecedentes en materia de seguridad no sean elegibles para los necesarios permisos de exploración.

La iniciativa no menciona a BP por su nombre, pero afectaría a las compañías que hayan registrado 10 o más muertos durante los últimos siete años.

Y la explosión de su plataforma petrolera en el Golfo de México, en abril pasado, dejó 11 muertos.

Contenido relacionado