BP consigue frenar el derrame de petróleo durante dos días

Imagen del pozo dañado de BP en el Golfo de México
Image caption BP dice que cuanto más dure la prueba, más "confianza" tendrán en sus resultados.

Cumplidas las 48 horas que BP estimó que duraría la prueba que ha permitido frenar por completo durante dos días, y por primera vez desde abril, el derrame de petróleo del Golfo de México, el procedimiento -que hasta ahora arroja resultados positivos- se alargará algunas horas más.

El objetivo es hallar resultados más concluyentes, según explicó el vicepresidente de BP, Kent Wells, que dijo que "mientras más dure esta prueba, más confianza tendremos (en sus resultados)".

Wells aseguró que la compañía, responsable del vertido, "siempre valoró la posibilidad de que bajo ciertas circunstancias la prueba pudiera ser extendida".

Los ingenieros de la petrolera, que vigilan de cerca el proceso, aseguraron que por el momento los resultados obtenidos son positivos.

La cúpula ha conseguido frenar la inmensa presión del escape, y las mediciones de presión indican que ésta no varía ostensiblemente, lo que indicaría que no existen otras fugas.

Sin embargo, cuantas más pruebas se realicen, más seguridad habrá de que efectivamente es así.

En todo caso, como recordó el corresponsal de la BBC en Washington, Andy Gallacher, "es sólo una medida temporal, si la presión desciende o se descubre alguna fuga en el lecho marino, las válvulas tendrán que volver a abrirse".

Incluso aunque todo vaya bien y en unas semanas BP consiguiera sellar completamente el pozo, Gallacher apuntó que "el Golfo de México aún enfrenta una enorme operación de limpieza que podría durar años".

No es definitivo

Con anterioridad, un funcionario de Estados Unidos que supervisa el derrame, almirante Thad Allen, expresó que las últimas pruebas no era concluyentes.

El almirante Allen dijo que las pruebas de presión dentro del pozo continuarían durante varias horas más.

El viernes, el presidente Barack Obama adviritió que no se podían dejar llevar por el optimismo excesivo pues todavía faltaba mucho por hacer.

Lea: Cautela de Obama ante control del derrame en el Golfo de México

"La cúpula es una buena noticia, pero no nos adelantemos", dijo el mandatario.

"Uno de los problemas de tener una cámara submarina es que, cuando el petróleo deja de salir, todos creen que esto ya pasó. No es así", recalcó.

Lea: ¿Qué están monitoreando los expertos?

Más pruebas

Pese a las dudas sobre la validez de este sistema, ésta es la primera vez que el crudo ha dejado de derramarse al mar desde la explosión de la plataforma Deepwater Horizon el pasado 20 de abril.

Hasta el momento las cámaras robóticas y los instrumentos de observación no muestran evidencia de nuevas rupturas en el pozo.

Image caption Varias embarcaciones y plataformas trabajan en la tarea de contención del derrame.

El flujo de petróleo se cortó a las 14:45 hora local del jueves como parte de una prueba que examina la integridad del pozo.

Si la presión dentro de la nueva cúpula que cubre el pozo se mantiene alta, significaría que no hay otras rupturas dentro del tubo de perforación. Si la presión bajara, podría significar que hay problemas.

Científicos de BP no han detectado evidencia de rupturas en el suelo marítimo, aseguró Wells. La empresa realizará otro estudio sísmico para cerciorarse de esto.

BP y los expertos del gobierno estadounidense revisan los resultados cada seis horas. Pero no está claro cuál sería el siguiente paso si la prueba tiene éxito.

La compañía petrolera sugiere que que el pozo podría mantenerse sellado, con las embarcaciones de recolección de crudo en situación de espera.

El almirante Allen, por su parte, cree que el paso más probable sea la recolección de hasta 80.000 barriles al día de crudo por dichas embarcaciones -todo, o virtualmente todo, el petróleo.

BP también reanudó la perforación de un pozo de alivio, al que le faltan menos de 10 metros para llegar hasta el pozo original averiado. Una vez se conecten los dos pozos, se introducirá lodo y cemento para sellar permanentemente el escape.