Ministro francés declarará ante la policía por caso L’Oréal

Eric Woerth, ministro de Trabajo francés
Image caption Woerth niega que haya conflicto de interés o financiación ilegal al partido de Sarzoky.

El escándalo en torno a la mujer más rica de Francia se convirtió formalmente en un asunto de gobierno este miércoles, cuando el gabinete francés autorizó que el ministro de Trabajo sea interrogado por la policía.

Eric Woerth, hombre clave del presidente Nicolas Sarkozy, declarará en calidad de "testigo" ante los investigadores del caso L’Oréal, que lo tiene a la defensiva desde hace semanas.

La autorización para que Woerth sea interrogado en una fecha que aún se desconoce fue concedida por el Consejo de Ministros después de que la Fiscalía de Nanterre pidiera el martes su comparecencia.

El cuestionamiento a Woerth se inscribe en el marco de las grabaciones clandestinas realizadas en el domicilio de la heredera de la firma de cosméticos L’Oréal, Liliane Bettencourt, precisó la fiscalía.

Esas grabaciones y declaraciones de algunos involucrados en el escándalo han generado sospechas de conflictos de interés, financiamiento ilegal de políticos y evasión de impuestos que están siendo investigadas.

Lea: Sarkozy dice que Francia no es un país corrupto

Florence Woerth, esposa del ministro y ex empleada de la empresa que administra la fortuna de Bettencourt, declaró este mismo miércoles como testigo del caso ante la brigada financiera que realiza las indagaciones.

"Procedimiento normal"

Woerth niega que haya incurrido de conflicto de interés o haya recibido dinero ilegal de Bettencourt para la campaña electoral que llevó a Sarkozy a la presidencia en 2007.

El ministro definió este miércoles como "un procedimiento normal" el interrogatorio al que será sometido por parte de la policía.

"Esto era lo que yo quería", declaró Woerth a la prensa. "Hace 15 días que les decía que lo esperaba".

Un informe realizado por inspectores del gobierno publicado la semana pasada descartó que Woerth haya intervenido en los asuntos impositivos de Bettencourt cuando fue ministro de Presupuesto de Sarkozy, quien lo defiende.

Sin embargo, desde entonces han surgido nuevas revelaciones que mantuvieron en el centro de la polémica al ministro, encargado de defender la reforma clave del sistema de pensiones que impulsa Sarkozy.

Entre ellas, una declaración que formuló ante la policía la semana pasada Patrice de Maistre, el administrador de la fortuna de Bettencourt.

De Maistre dijo que Woerth le pidió que recibiera a su esposa para "aconsejarla sobre su carrera", antes de que la mujer comenzara a trabajar en 2007 para su empresa Clymène con un salario anual equivalente a US$250.000.

Woerth insistió en los últimos días en que nunca influyó para que su esposa fuera contratada en la firma, de la que renunció en junio en medio del escándalo.

Más acusaciones

Image caption Liliane Bettencourt es una de las mujeres más ricas del mundo.

El ministro francés de Trabajo también fue acusado de haber recibido 150.000 euros (unos US$190.000) de parte de De Maistre para la campaña electoral de Sarkozy en 2007, lo que excede ampliamente el límite legal.

La acusación fue realizada por una ex contable de Bettencourt, Claire Thibout, y fue negada por De Maistre.

Dos medios franceses de información, el diario Le Monde y el sitio web Mediapart, informaron que Thibout sostuvo el viernes ante una jueza que la mujer entregaba regularmente a políticos miles de euros en efectivo.

Sin embargo, el testimonio de Thibout fue cuestionado después de que el diario Le Parisien informara que la ex contable recibió cerca de medio millón de dólares de la hija de Bettencourt, que está en disputa judicial con su madre.

Las grabaciones clandestinas realizadas en el domicilio de Bettencourt también sugirieron que la mujer más rica de Francia, de 87 años, eludió sus obligaciones fiscales a través de cuentas secretas en Suiza.

Eso puso en aprietos a Woerth, que como ministro de Presupuesto estaba a cargo de combatir la evasión fiscal en Francia.

Se estima que este fue uno de los temas sobre los cuales fue cuestionada Florence Woerth este miércoles.

El abogado de la esposa del ministro, Antoine Beauquier, negó que su clienta supiera algo sobre prácticas de evasión de impuestos en Clymène, donde trabajaba en la "evaluación de productos financieros".

Los registros clandestinos fueron realizados por el ex mayordomo de Bettencourt, que dijo que estaba cansado de ver que las personas del entorno de la millonaria abusaran de ella.

La oposición socialista reclama que se designe un juez independiente para investigar el caso, que se ha convertido en una crisis política.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.