Arizona: también hay latinos a favor de la nueva ley de inmigración

Protesta a favor de la ley
Image caption También hay latinos que defienden la ley de Arizona.

La airada reacción en contra que la nueva ley de inmigración de Arizona despertó en la comunidad latinoamericana de los Estados Unidos no ha sido precisamente algo unánime. También hay hispanos a favor de la norma.

Una reciente encuesta de la empresa de opinión pública The Field Poll, revela que en California al menos un cuarto de los hispanos con derecho a voto está a favor de la nueva regulación contra la inmigración de Arizona.

Pese a ello, en contraste con el sentir general de la población californiana, que está a favor en un 49% y en contra en un 45%, los latinos que aprueban la norma son minoría.

Por grupos étnicos, también los residentes latinos son los que menos la apoyan. Los afroamericanos están en contra en un 39% y los asiáticos en un 43%.

Lea: Ley polémica, pero popular

"Rompieron la ley"

Un ejemplo de un hispano a favor de la ley es Jesse Hernández, presidente de la Asociación de Latinos Republicanos de Arizona (ALRA, por sus siglas en inglés), quien defendió la norma en entrevista con la BBC.

"Soy residente legal en EE.UU. pero tengo familiares que no lo son y tenemos duras discusiones. No estoy de acuerdo con la forma en que vinieron porque creo que hay una forma adecuada de hacer las cosas", dijo Hernández.

"No quiero que deporten a mis familiares, pero me gustaría que hubiera un proceso por el que todos pudieran tener una forma para llegar a ser ciudadanos legales".

Hernández insistió en que "para ser deportado bajo esa ley hay que cometer una ofensa".

Lea: Las contradicciones de Arizona

Cuestionado sobre el hecho de que cualquiera detectado en los EE.UU. sin los debidos permisos pueda ser deportado, la respuesta de Hernández es tajante: "No tengo dificultad con eso porque rompieron la ley".

"Soy de primera generación. Mis padres vinieron de México. Yo nací en una ciudad fronteriza (...) Mis padres vinieron legalmente", enfatiza.

La postura de Hernández, si bien no coincide con la mayoría de los hispanos, sí que está en consonancia con la del partido republicano (un está 77% a favor de la ley, según la encuesta), en el que se encuadra la asociación que encabeza.

Lea: Músicos contra la ley de Arizona

Demanda de Obama

ALRA, la asociación que Hernández representa, es la primera dispuesta a convertirse en la primera organización de hispanos que se persone en la batalla judicial abierta en torno a la ley.

La disputa legal comenzó con la demanda presentada en contra de la norma por la administración del presidente Barack Obama. Según Hernández, la motivación del gobernante es que "está preocupado por su capital político" de cara a las próximas elecciones legislativas de noviembre.

El argumento del gobierno para oponerse a la ley es que la migración es competencia exclusiva de Washington.

Precisamente este jueves, en el marco de ese proceso, una corte de Phoenix (Arizona) escuchará los argumentos del gobierno, informa desde EE.UU. el corresponsal de BBC Mundo, Carlos Chirinos.

La disposición que más controversia despertó en la ley ha sido la autorización a la policía estatal a solicitar documentación a quienes considerara "razonablemente sospechosos" de estar ilegalmente en suelo estadounidense.

Los críticos entendieron que podía abrirse así la puerta al uso de perfiles raciales, algo prohibido por las leyes estadounidenses que impiden la discriminación por raza u origen nacional.

Para disipar las acusaciones de "ley racista", la norma fue modificada para que los agentes sólo puedan investigar el estado migratorio de un sospechoso si tiene un contacto legal por otra razón, como un control de tránsito o la comisión de una infracción.

Lea: Arizona, entre demandas y contrademandas

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.