Examen para ser español causa malestar entre inmigrantes

Familia real española
Image caption La Familia Real española figura entre los temas a responder.

Los interrogatorios que realiza un juez de Madrid a los inmigrantes que aspiran a la nacionalidad española levantan polémica.

Preguntas como "¿qué pasó en 1868?" forman parte del cuestionario que deben responder los extranjeros que solicitan la nacionalidad española en el ayuntamiento de Getafe, localidad al sur de Madrid.

Se trata del método que usa desde hace meses el juez del registro civil municipal, José María Celemín, para evaluar si los aspirantes están integrados correctamente al modo de vida español.

Es que además de cumplir con requisitos básicos como haber cumplido determinados años de residencia o tener buena conducta cívica, los candidatos a la españolidad deberán demostrar que conocen al dedillo la historia y la cultura del país.

"Impertinentes"

Por este motivo, la Asociación América España Solidaridad y Cooperación (AESCO) presentó una queja ante el Consejo General del Poder Judicial y una denuncia contra el juez Celemín por interrogar a los inmigrantes sobre la historia española.

Para la asociación, las preguntas son "impertinentes" dado que el trámite de nacionalidad ya contempla elementos suficientes para valorar el grado de integración social, como la historia laboral, el empadronamiento o la escolarización de los hijos.

Image caption Según Cortés, ni los propios españoles saben algunas de las respuestas.

Sin embargo, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid declaró en una nota que el cuestionario está amparado por la ley, que establece que el encargado del registro donde se tramite la nacionalidad "oirá personalmente al peticionario, especialmente para comprobar el grado de adaptación a la cultura y estilo de vida españoles".

Según el tribunal, el cuestionario sirve para "evitar fraudes en la adquisición de la nacionalidad" y "comprobar la veracidad de las circunstancias que el peticionario debe mencionar en su solicitud".

Cada país establece sus criterios para otorgar la nacionalidad. En el Reino Unido, Estados Unidos, los Países Bajos o Alemania también se toman exámenes sobre las costumbres nacionales, pero están estrictamente reglados.

"Chuleta"

Entre los inmigrantes ya circula de mano en mano un "machete", "chuleta" o documento informal donde figuran 25 posibles preguntas a responder.

Como si acudieran a un examen del colegio o la universidad, los aspirantes pueden estudiarse de antemano las respuestas a preguntas como qué diferencias había entre el reino de Aragón y el reino de Castilla o cuándo se edificó Castilla y cuál fue el motivo por el que se unifican los reinos en España.

Otras posibles cuestiones que deberán saber responder son los nombres de los miembros de la Familia Real, la revolución de 1868, la Guerra de la Independencia, los platos típicos españoles y la Guerra Civil.

"Es absurdo", le dijo a BBC Mundo Luis Cortés, de la Asociación Amigos de Colombia Residentes en España, quien tiene nacionalidad colombiana y española.

"Esto no es normal. Ese juez está siendo demasiado estricto y exigente, porque los mismos españoles coinciden en que ni ellos pueden responder a muchas de las preguntas".

"Para el juez los inmigrantes sobramos. Entiendo que con la crisis hay un trasfondo contra los inmigrantes, y la mejor manera de superar la crisis es deshacerse de ellos", lamentó Cortés.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.