Invasión de Irak: Blix califica de "pobres" informes de inteligencia

Hans Blix
Image caption Hans Blix dio su testimonio en el marco de la investigación británica sobre la guerra de Irak.

El ex jefe de los inspectores de armamento de Naciones Unidas, Hans Blix, afirmó este martes que tanto el Reino Unido como Estados Unidos "debieron haberse dado cuenta de que sus fuentes (sobre la existencia de armas de destrucción masiva en Irak) eran pobres".

"Sus fuentes buscaban armas, no necesariamente de destrucción masiva. Deberían haber sido más críticos con eso", declaró el diplomático sueco en el marco de la investigación que se realiza en el Reino Unido para esclarecer los aspectos que llevaron a la invasión de Irak en 2003.

Blix además calificó de "muy difícil" para el gobierno de Saddam Hussein el poder demostrar la inexistencia de unas armas que no tenía.

El sueco afirmó que inicialmente le pareció convincente un reporte de la inteligencia británica que sugería que Hussein tenía en su poder armas de destrucción masiva. "Luego comencé a dudar de esa evidencia", aseguró.

Lea: Claves de la investigación de la guerra en Irak

Según declaró este martes en Londres, en febrero de 2003 alertó al entonces primer ministro británico, Tony Blair, y a la ex secretaria de Estado de EE.UU., Condoleezza Rice, sobre su escepticismo con respecto a la existencia de armas de destrucción masiva en Irak.

Sin embargo, un mes después de esa conversación, EE.UU. invadió a Irak con el apoyo de sus aliados británicos.

Sobre el ex presidente George W. Bush, Blix dijo que nunca puso en cuestión su buena fe. "Lo que cuestiono es su buen juicio, particularmente el de Bush pero también en el caso de Blair".

Invasión ilegal

Blix también señaló que, a su criterio, era necesaria una nueva resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que avalara la invasión.

"Me parece que eso es lo que piensa la inmensa mayoría de abogados de derecho internacional", dijo.

Como señala el corresponsal de la BBC Peter Hunt, Blix exigió más tiempo para tratar de transitar el "camino pacífico, pero EE.UU. pensó diferente".

En varias ocasiones el ex inspector de las ONU ha acusado al Reino Unido y EE.UU. de "darle demasiada importancia" a las pruebas de inteligencia para "reforzar" la necesidad de la guerra.

Los críticos de la invasión a Irak insisten en que si los inspectores hubieran completado su trabajo, habrían demostrado, sin lugar a dudas, que Irak no tenía la capacidad de producir armas de destrucción masiva como se descubrió después de la invasión.

Pero tanto Washington como Londres han mantenido que Saddam Hussein se negó a cooperar con los inspectores y desde 1991 violaba una resolución de la ONU sobre el desarme.

"Camino pacífico"

La investigación británica, dirigida por John Chilcot, está llegando al final de sus audiencias públicas y se espera que a finales de año se publiquen sus resultados.

Blix, jefe desde su creación en 1999 de la comisión de monitoreo, verificación e inspección de la ONU (UNMOVIC, por sus siglas en inglés), es el primer extranjero en ser interrogado en persona desde que comenzó la investigación.

Su equipo de inspectores entró en Irak a finales de 2002, luego de que la resolución 1441 de la ONU demandara que Saddam Hussein declarara de forma "segura y completa" todos los aspectos de sus programas de desarrollo de armas de destrucción masiva, misiles balísticos y otros sistemas de armamento.

Según la resolución, los inspectores debían tener "acceso inmediato, incondicional y sin restricciones" a todas las instalaciones, equipamiento e información y advirtió sobre las "serias consecuencias" que enfrentaría el país de continuar violando las obligaciones existentes.

Lea: Blix critica "falta de sinceridad" de Blair

Image caption En febrero de 2003, Blix alertó a Tony Blair de su escepticismo.

Pero durante una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU en enero de 2003, Blix afirmó que Irak había "colaborado bastante" a la hora de permitir el acceso a los inspectores, pero se necesitaba más compromiso en el tema de las declaraciones sobre el armamento.

Hablando ante la ONU el día antes de la invasión, Blix dijo sentirse "naturalmente triste" porque "no hubiera más tiempo disponible para nuestros inspectores ahora que una acción armada parece inminente".

Según el corresponsal de asuntos internacionales de la BBC, Peter Biles, Blix tuvo que abandonar su trabajo días antes de la invasión, sin poder afirmar o negar con certeza si Irak contaba con la capacidad de fabricar armas químicas o biológicas.

Desde el conflicto, agrega el corresponsal, Blix ha acusado a EE.UU y al Reino Unido de exagerar el riesgo que Irak representaba para el mundo, y ha dejado claro que él hubiera preferido seguir un "camino pacífico" y continuar con su trabajo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.