Caso L’Oréal: ministro niega acusaciones ante la policía

El ministro francés de Trabajo, Eric Woerth, fue interrogado este jueves por la policía que indaga el caso L’Oréal, ante una serie de dudas y acusaciones en su contra que comprometen al gobierno de Nicolas Sarkozy.

Image caption La policía interrogó al ministro francés de Trabajo, Eric Woerth.

Woerth declaró como testigo del caso durante más de siete horas frente a detectives de la brigada financiera francesa en la sede de su ministerio en París, a pasos de la explanada de Los Inválidos.

El interrogatorio se basó en grabaciones clandestinas realizadas en la casa de la mujer más rica de Francia, Liliane Bettencourt, heredera del imperio de cosméticos L’Oréal, que abrieron la polémica sobre Woerth.

El ministro clave de Sarkozy aparece mencionado en esas cintas y en declaraciones de otros testigos de las indagatorias sobre posible conflicto de interés, financiamiento ilegal de políticos y evasión de impuestos en Francia.

Sin embargo, el abogado del ministro, Jean-Yves Le Borgne, manifestó al término del interrogatorio su esperanza de que las explicaciones de Woerth a la policía lo coloquen "completamente fuera de la polémica".

"Esas ilusiones, esas denuncias, esas mentiras que alimentaron la crónica durante demasiado tiempo tienen un término", declaró el abogado a la prensa.

En cambio, la oposición socialista calificó como un "espectáculo" el interrogatorio a Woerth e insistió en reclamar la designación de un juez de instrucción independiente para investigar el caso.

Lea: La mujer más rica de Francia interrogada por la policía

Las cintas y el ministro

Las grabaciones secretas en la casa de Bettencourt, de 87 años y con una fortuna valuada en más de US$20.000 millones, fueron hechas entre 2009 y 2010 por su ex mayordomo, quien dijo querer defenderla de su entorno.

Image caption El abogado del Woerth espera que sus declaraciones lo coloquen "completamente fuera de la polémica".

Algunas partes del contenido de esas cintas fueron divulgadas por medios de información y motivaron la apertura de varias investigaciones.

En uno de los pasajes, Bettencourt parece discutir sobre cuentas no declaradas en Suiza con su asesor financiero, Patrice de Maestre, lo que ha generado una investigación sobre posible evasión fiscal.

Antes de ser ministro de Trabajo, Woerth encabezó la cartera francesa de Presupuesto y debía combatir la evasión fiscal en Francia. También recaudó fondos para la campaña electoral de Sarkozy en 2007.

En las investigaciones se intenta determinar si Woerth y su esposa, que trabajó hasta junio en la empresa que administra parte de la fortuna de Bettencourt, estaban al tanto de la existencia de esas cuentas suizas.

El nombre del ministro aparece mencionado en las cintas, cuando De Maistre indica a Bettencourt que la contratación de la esposa de Woerth en su empresa Clymène la hizo a instancias del ministro.

Lea: Caso L'Oreal: investigan al partido de Sarkozy

"La profesión de su esposa"

Woerth niega haber intervenido o presionado para la contratación de su esposa, que cobraba un salario anual equivalente a US$250.000 y también fue interrogada por la policía como testigo del caso la semana pasada.

Image caption Bettencourt tiene una fortuna estimada en más de US$20.000 millones.

Sin embargo, su abogado dijo que el ministro reconoció este jueves ante la policía que quizás "podría haber evocado la profesión de su esposa con De Maistre" durante una conversación que ambos tuvieron.

De Maistre ha declarado a la policía que Woerth le pidió que viera a su esposa para "aconsejarla" en su carrera profesional.

Unos meses después de la contratación de su esposa en la empresa Clymène, Woerth condecoró a De Maistre en enero de 2008 con la Legión de Honor.

El ministro también ha rechazado las acusaciones de conflicto de interés.

Un informe realizado por inspectores del gobierno descartó este mes que Woerth haya intervenido en los asuntos impositivos de Bettencourt cuando fue ministro de Presupuesto.

Lea: Sarkozy dice que Francia no es un país corrupto

Donaciones políticas

La policía francesa intenta determinar además si Woerth recibió donaciones ilegales de dinero para la campaña electoral de Sarkozy, como declaró una ex contable de Bettencourt, Clairte Thibout.

Thibout sostuvo que De Maistre entregó a Woerth 150.000 euros (unos US$190.000) para la campaña de Sarkozy a principios de 2007, antes de las elecciones presidenciales.

Ese monto superaría ampliamente el límite legal de 7.500 euros que los particulares pueden donar por año a los partidos políticos.

De Maistre rechaza la acusación y Woerth negó ante la policía haber recibido fondos ilegales, según su abogado.

"Con vigor y energía particular, (el ministro) negó haber recibido cualquier financiamiento político que no haya sido conforme a la ley", dijo Le Borgne.

Sin embargo, el abogado dijo que en enero de 2007 Woerth tuvo una reunión informal con De Maistre, que quería "participar" de la campaña, pero negó que haya sido para recibir dinero.

En medio de la polémica, Sarkozy ha respaldado a su ministro, que está a cargo de impulsar la delicada reforma del sistema de pensiones en Francia, pero le pidió que abandone el puesto de tesorero de su partido.

"Espectáculo inimaginable"

El interrogatorio policial a Woerth fue autorizado por el Consejo de Ministros la semana pasada, mientras en filas opositoras se sigue con atención el desarrollo del caso.

La secretaria nacional socialista para temas de justicia, Marie-Pierre de la Gontrie, dijo en el canal LCI que el interrogatorio a Woerth fue "un espectáculo inimaginable" y cuestionó que el ministro siga en el cargo.

La oposición francesa reclama que se nombre un juez independiente para este el caso, ante sospechas de que el actual fiscal a cargo de las investigaciones, Philippe Courroye, es demasiado próximo a Sarkozy.

Pero la ministra francesa de Justicia, Michèle Alliot-Marie, rechazó este jueves lo que calificó como ataques "absurdos" e "injustificados" contra la institución, en una columna publicada en el diario Le Monde.

"La institución judicial y aquellos que la sirven con competencia, coraje y abnegación, merecen respeto", sostuvo la ministra. "La justicia no pertenece al gobierno ni a un puñado de especialistas del ruido mediático".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.