Última actualización: viernes, 30 de julio de 2010 - 02:05 GMT

Estados Unidos: FBI investigará caso Wikileaks

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, pidió al Buró Federal de Investigaciones (FBI) que participe en la investigación sobre la filtración de los más de 90.000 documentos militares confidenciales.

Estos archivos, que fueron difundidos por el sitio web Wikileaks y se publicaron el domingo, aportan detalles sobre el día a día de la guerra en Afganistán.

Gates afirmó que esta publicación podría suponer un peligro para las tropas estadounidenses destacadas en el país asiático y aseguró que una "investigación a fondo" determinaría cómo se produjo la filtración.

Hamid Karzai, presidente de Afganistán.

Karzai comentó acerca de las filtraciones este jueves por primera vez.

"Las consecuencias de esta publicación sobre el campo de batalla son potencialmente peligrosas para nuestras tropas, nuestros aliados y nuestros socios afganos. Además, podrían dañar nuestra reputación y nuestras relaciones en esa parte clave del mundo", comentó Gates a la prensa este jueves.

El alto funcionario estadounidense señaló además que los contenidos filtrados podrían revelar métodos y fuentes empleados por la inteligencia estadounidense.

"Violación de la seguridad"

Gates agregó que el miércoles se puso en contacto con el director del FBI, Robert Muller, y le "pidió ayuda en esta investigación".

"Es importante que dispongamos de todos los recursos que necesitemos para investigar y evaluar esta violación de la seguridad nacional", apuntó.

Debe ser difundido especialmente en EE.UU. para que ese pueblo vea lo que su valiente ejército le está haciendo a otros pueblos, el mostrar estas atrocidades fue lo que permitió parar la guerra de Vietnam

Luis Alberto, San Jóse

El sitio web Wikileaks, que colgó los documentos en internet, apuntó que esos materiales habían sido recopilados por varias unidades del ejército estadounidense entre 2004 y 2009.

Por otro lado, Wikileaks afirmó que intentaron por todos los medios que la filtración no "pusiera en peligro a inocentes", y señalaron que dejaron de publicar cerca de 15.000 documentos por este motivo.

Sin embargo, los archivos difundidos revelan aspectos sobre el desarrollo de la guerra en Afganistán, como por ejemplo que el número de víctimas civiles sobre el que se informó oficialmente podría haber sido menor del real.

Otra de las informaciones que trascendieron apunta que los servicios de inteligencia de Pakistán –aliado de Estados Unidos en la región- podrían haber colaborado con el Talibán en ataques contra la OTAN en Afganistán, una acusación que el gobierno pakistaní ha rechazado rotundamente.

Sobre este punto, el presidente afgano, Hamid Karzai, aseguró -en su primera reacción pública sobre esta cuestión- que las recientes filtraciones muestran que "el enemigo real no está en Afganistán, sino en santuarios en Pakistán".

"En este sentido, Karzai se preguntó por qué Estados Unidos no utilizó su fuerza para destruir esos santuarios de los talibanes en suelo pakistaní. Éste es un comentario mucho más duro contra Pakistán de lo que Karzai ha venido diciendo últimamente", sugirió el corresponsal de la BBC en Kabul, David Loyn.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.