¿Cómo ve el resto de España a Cataluña?

Manifestantes en Cataluña
Image caption Dos manifestantes se pintan la bandera catalana en el rostro.

España se despierta a diario con noticias sobre su crisis económica y sobre Cataluña.

La región suele asociarse con conceptos como modernidad y progreso, pero últimamente también con desencuentros. Y temas como la reciente prohibición de las corridas de toros y las reivindicaciones nacionalistas para el Estatut catalán acentúan además los estereotipos separatistas.

Un estudio reciente de la Universidad Oberta de Cataluña, que recoge por primera vez la percepción del resto de españoles sobre la comunidad autónoma y viceversa, sugiere sin embargo que la actitud antiespañola o anticatalana es mucho más imaginaria que real entre los ciudadanos.

El 75% de quienes viven fuera de Cataluña consideran al catalán una lengua española.

Además, el 60% cree que la comunidad ha hecho mucho por el progreso de España y un porcentaje similar rechaza la idea de que todo catalán tiene algo de separatista.

Lea también: Cataluña prohíbe las corridas de toros

"Otra cuestión es la percepción de la clase política. El enfrentamiento es más una calderilla política que los medios han amplificado. No responde a una vivencia real", señala José Juan Toharia, sociólogo de la Universidad Autónoma de Madrid.

Tohaira destaca el hecho que un 76% de los españoles dice que no apoyaría un boicot a los productos catalanes en caso de una situación extrema, como la convocatoria de un referéndum separatista.

Ocho de cada diez catalanes, por su parte, señalan que cuando salen de viaje por España se les trata igual o mejor que al resto.

Lea: España: Multitudinaria manifestación por la autonomía de Cataluña

Amor y desamor

El amor o desamor entre lo español y lo catalán siempre se ha matizado.

"Si usted me pregunta si los catalanes odian a España, le diré que no; si me pregunta si aman a España, le diré que tampoco", decía en 1916 Antoni Rovira, uno de los principales ideólogos del catalanismo.

Image caption Los jugadores Xavi Hernández y Carles Puyol con la señera de Cataluña.

Y la reciente sentencia del Tribunal Constitucional que recorta varias reivindicaciones del Estatut catalán, entre ellas el uso del término nación, tiene actualmente a la relación en puntos suspensivos.

Lea también: España: avalan mayoría del Estatuto de Cataluña

Las multitudinarias manifestaciones de protesta convocadas por el gobierno catalán coincidieron con el triunfo de la selección España en el Mundial de Fútbol de Sudáfrica, evidenciaron algunas diferencias.

Aunque buena parte del seleccionado español estaba formado por jugadores del Barcelona, en Cataluña se ve con buenos ojos la formación de selecciones catalanas para competir internacionalmente.

Un 61% de los españoles, sin embargo, no está de acuerdo.

El estudio de la Universidad Oberta también encontró que un 56% de los españoles considera que la autonomía de la comunidad catalana es suficiente y un 23% que es excesiva.

Lea: Mundial Sudáfrica 2010: En España, no todos apoyan a "La Roja"

¿Proyecto compartido?

"Al margen de la sentencia, la mayoría de catalanes quiere un mayor autogobierno pero a la vez desean seguir trabajando en un proyecto común con otros pueblos de España", comentó el presidente de la Generalitat, José Montilla.

Image caption El presidente de la Generalitat dice que la mayoría de catalanes quiere un mayor autogobierno.

Mientras, la catalana Carme Marcia afirma que las diferencias se tejen a nivel político.

"Los catalanes hemos salido a celebrar las victorias de la selección con banderas españolas. Es una lástima que algunos políticos metan cizaña cuando la gran mayoría no deseamos ninguna ruptura", dijo.

De hecho, la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) señala que el 92% de los catalanes considera a Cataluña parte de España y que un 66% se siente bastante orgulloso de ser español.

"El tema sobre Cataluña es que es un territorio moderno y desarrollado pero a la vez una comunidad cerrada en sí misma", explica por su parte el político del Partido Nacionalista Vasco (PNV), Iñaki Mirena.

"Y hay una mezcla de admiración y rechazo que se evidencia en tres aspectos: la lengua, los supuestos privilegios económicos que ha recibido para calmar a los nacionalistas y el separatismo", dijo Mirena.

Para el político vasco "quienes explotan estos prejuicios deben saber que pueden volverse en su contra. Cada vez más los ciudadanos responsabilizan a los políticos de esas fricciones. Chocamos por los estereotipos".

De los estereotipos a la "marca país"

No obstante, según el estudio de la Universidad Oberta de Cataluña, ocho de cada diez catalanes cree que España no les beneficia, sino que les cuesta política y económicamente.

Y esa también es una idea que durante muchos años han tenido el resto de los españoles sobre los catalanes.

Al margen de la discusión, la imagen de una España fraccionada no ayuda en un mundo globalizado donde se compite para posicionar la marca de cada país.

"Representar regiones es internacionalizar los problemas que surgen del nacionalismo en España y esto debilita su marca país", señala el experto en Marketing Roberto Dario Occhipinti.

Y Raúl Peralba, autor del libro El posicionamiento de la marca España y la competitividad internacional, cree que "nunca nos hemos preocupado de construir una imagen internacional atractiva".

"La marca España es débil, se percibe por debajo de su realidad", sostiene Peralba, quien concluye con una pregunta:

"¿Por qué no comenzamos a construirla todos los que formamos parte de ella?".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.