Pakistán: críticas al presidente Zardari por la gestión de las inundaciones

Asif Ali Zardari
Image caption El mandatario fue abucheado por un grupo de manifestantes en Londres.

El presidente de Pakistán, Asif Ali Zardari, está siendo objeto de fuertes críticas por no suspender un viaje a Europa , mientras en su país se viven las mayores inundaciones en 80 años, que han causado la muerte de unas 1.600 personas y están afectando a alrededor de doce millones de personas.

En el último día de su visita a Londres, la capital británica, el mandatario fue abucheado por un grupo de manifestantes mientras pronunciaba un discurso.

El hecho de que las víctimas de las inundaciones acusen al gobierno de no proporcionarles ayuda viene a acumular más presión sobre un gobierno, que pugna por contener la violencia del Talibán y la crisis económica.

Lea: Pakistán: ahora son doce millones los afectados por inundaciones

El presidente paquistaní respondió a estas críticas en una entrevista con la BBC en la que alegó que el primer ministro del país, que dirige las labores de ayuda a los afectados, le mantiene al día de la situación.

Además, Zardari aseguró que en su viaje ha obtenido promesas de ayuda de los países que ha visitado.

Más lluvia

Image caption Se esperan más lluvias en las próximas 48 horas a lo largo del crecido río Indus.

Mientras, las autoridades paquistaníes dijeron que se espera que las fuertes lluvias continúen al menos dos días más en la provincia suroriental de Sindh, donde está vigente la alerta roja por la amenaza de inundaciones "extremas".

También se esperan precipitaciones torrenciales en la provincias nororientales de Khyber Pakhtunkhwa y Punjab.

En la mañana del sábado, la presa Guddu en Sindh comenzó a desbordarse y anegó varias poblaciones. Las autoridades ordenaron la evacuación de miles de personas en las zonas bajas aledañas.

El nivel del agua en otras dos presas de Sindh está creciendo considerablemente en las últimas horas.

Galería de fotos: Los niños de la tragedia

El primer ministro paquistaní Yousuf Raza Gilani demandó "ayuda internacional inmediata para hacer frente a estas inundaciones y aliviar el sufrimiento de nuestra gente afectada".

Mientras, el ejército y los equipos de rescate luchan por ayudar a las personas atrapadas en las aisladas poblaciones anegadas.

Sin embargo, el rescate aéreo debió ser suspendido luego que las malas condiciones climáticas obstaculizaban el traslado de los helicópteros

Las autoridades ya evacuaron a 500.000 personas en 11 distritos de la provincia de Sindh.

Las inundaciones han sepultado aldeas completas bajo el agua.

"Sin recursos"

Image caption La gente sigue buscando refugio en las tierras altas de las área afectadas.

Fuentes afirman que se está tratando de trasladar a cerca de un millón de personas de la región ribereña de Sindh.

Hasta este momento, 263.000 viviendas han resultado total o parcialmente dañadas en las dos provincias más afectadas, Khyber Pakhtunkhwa y Punjab.

De acuerdo con la Comisión Federal para la Inundación, se han anegado unas 557.000 hectáreas de tierra arable y han muerto unas 10.000 cabezas de ganado.

Es probable que la situación empeore si se concretan los pronósticos de lluvias torrenciales en áreas ya azotadas por las inundaciones.

El general del ejército Athar Abbas, citado por la agencia de noticias AFP, dijo que esta es una situación sin precedentes en la historia de Pakistán, a lo que añadió: "No tenemos los recursos necesarios para lidiar con una situación como ésta."

Otras fuentes señalaron que las necesidades más inmediatas de los desplazados eran tiendas, láminas de plástico, alimentos y medicinas.

El Banco Mundial dio a conocer el establecimiento de un fondo de ayuda, a solicitud de Pakistán, que ya tiene promesas de donaciones por unos US$80 millones.

Mientras tanto, más de 100 personas murieron en inundaciones sorpresivas en la región de Ladakh, en la Cachemira bajo gobierno indio. Unas 270 personas resultaron heridas.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.