Gates quiere irse del Pentágono

Robert Gates, Secretario de Defensa de EE.UU.
Image caption Gates fue nombrado por Bush y siguió en su puesto tras la victoria de Obama, algo inaudito en EE.UU.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, anunció que dejará el cargo en 2011, según dijo en una entrevista con la revista de temas internacionales Foreign Policy.

El jefe del Pentágono aclaró que su salida del gobierno se concretará una vez que se haya completado la revisión que actualmente se hace de la estrategia de la guerra en Afganistán y antes de que empiece a calentarse el clima antes las presidenciales del 2012, en las que Barak Obama podría buscar la reelección.

"Creo que sería un error esperar hasta enero del 2012 (para retirarme)", dijo Gates a la publicación, en lo que en medios políticos y periodísticos estadounidenses se ha interpretado como el anuncio de su inminente renuncia.

Donde no parecen hacer esa lectura es en el Pentágono, a juzgar por la aclaratoria de su portavoz, Geoff Morrel, pidiendo a los periodistas "no dejarse llevar" por las interpretaciones sobre lo que su jefe dijo en la entrevista.

"Esto no supone que Bob Gates esté anunciado que renuncia" aseguró Morrel, aclarando que el hecho que "esté meditando" sobre la posibilidad de irse "no debería ser noticia para nadie".

Esperando por Afganistán

Gates fue nombrado en su cargo en diciembre de 2006 por el entonces presidente George W. Bush y ratificado por Obama al llegar a la Casa Blanca en enero de 2009, algo que hasta entonces no se había producido en la historia estadounidense.

Con el cambio de gobierno Gates puso en orden su oficina y se preparó para el cambio de gobierno. Fue entonces cuando el presidente Obama le pidió mantenerse al frente del Pentágono para dar continuidad a las operaciones en Irak y Afganistán.

En la Casa Blanca parecen no estar sorprendidos, a juzgar por lo que dijo a la prensa el portavoz presidencial, Bill Burton.

"Él ha estado más tiempo del que originalmente pretendía. El presidente está agradecido por su servicio y como resultado el pueblo estadounidense se ha beneficiado enormemente", dijo Burton.

Año intenso

El que podría ser el último año de Gates como secretario de Defensa promete ser intenso entre recortes presupuestarios y evaluación de la marcha de las guerras.

A partir de diciembre, el gobierno empezará a evaluar los resultados del cambio de estrategia que ha puesto en marcha en la guerra en Afganistán, incluyendo cuán exitoso ha sido el aumento de tropas estadounidenses en la lucha contra el Talibán.

Gates anunció la semana pasada sus intenciones de reducir el presupuesto de su oficina en US$100.000 millones en el próximo quinquenio, recortando algunos programas de armas, cerrando instalaciones militares y reduciendo la burocracia.

Algunos consideran que para que esos planes de ahorro se concreten podría hacer falta que la fuerza inspiradora de la idea, Gates y su equipo, se mantengan al frente del Pentágono más tiempo del que podría estar calculando.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.