Última actualización: jueves, 19 de agosto de 2010 - 14:36 GMT

Francia empezó a deportar gitanos

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

Francia empezó a deportar gitanos extranjeros a sus países de origen y prosiguió con el desalojo policial de campamentos de esa comunidad, pese a la ola de críticas a esa política desde dentro y fuera de fronteras.

El gobierno francés organizó para este jueves dos vuelos a Rumania con 93 gitanos, indicó Bucarest, cada uno de los cuales aceptó "voluntariamente" volver a su país por una suma equivalente a US$380.

Otro vuelo con un centenar de personas partirá el viernes, informó el ministerio del Interior, que en total prevé deportar 700 gitanos antes de fin de agosto.

Gitana en campamento en París

El gobierno francés prosiguió con el desalojo policial de campamentos gitanos, pese a las críticas.

La ofensiva policial francesa ya generó señales de molestia del gobierno rumano, que advirtió sobre el riesgo de "reacciones xenófobas", mientras la Comisión Europea (CE) dijo que sigue los hechos "atentamente".

Amelia Torres, portavoz de la CE, advirtió que Francia debe respetar las reglas europeas sobre circulación de personas y que la integración de las poblaciones gitanas en el bloque es un "objetivo importante" de Bruselas.

"Se trata de una población de entre 10 y 12 millones de personas, la mayor minoría en Europa, que está regularmente confrontada a la discriminación, el desempleo y la pobreza", dijo Torres a BBC Mundo.

"Caso por caso"

Las medidas son parte de un endurecimiento de la política de seguridad de Sarkozy y han sido criticadas por políticos de distintos partidos, grupos contra el racismo y observadores de las Naciones Unidas.

Francia anunció en julio que evacuaría 300 campamentos de gitanos, una acción respaldada por el presidente Nicolas Sarkozy después de que miembros de esa comunidad atacaran una comisaría en un pueblo del centro del país.

Según datos oficiales, desde entonces más de medio centenar de esos campamentos fueron desmantelados por la policía, incluido uno con decenas de personas este jueves en la región de Ródano-Alpes (sureste del país).

El gobierno francés justificó la ofensiva por motivos de seguridad y señaló que en esos campamentos hay "tráfico ilegal", condiciones de vida "escandalosas" y "explotación de menores para la mendicidad, la prostitución y el delito".

Niño gitano en refugio.

El gobierno francés justificó la medida por motivos de seguridad, salud y protección a la infancia.

No obstante, Torres señaló que la expulsión de ciudadanos europeos de un país de la Unión por motivos de seguridad "debe justificarse debidamente" y la persona tiene "la posibilidad de apelar ante una corte nacional".

"Corresponde a las autoridades francesas tomar las medidas caso por caso cuando el comportamiento personal del interesado constituye una amenaza real, actual y suficientemente grave", dijo la portavoz de la CE.

De París a Bucarest

Las normas comunitarias permiten a los ciudadanos europeos establecerse en el país del bloque que elijan, recordó Torres,

Pero, para residir en un país ajeno al suyo por más de tres meses, la persona "debe justificar que cuenta con recursos económicos para no sobrecargar los sistemas sociales del país de acogida", agregó.

"Seguimos atentamente la situación en Francia y esperamos que las autoridades francesas respeten estas reglas", dijo Torres.

Francia sostiene que su ofensiva contra los campamentos gitanos es acorde a las normativas europeas.

"Respetamos totalmente las reglas europeas y velamos para que esto no atente contra la libertad de circulación de los ciudadanos europeos", dijo el ministro del Interior, Brice Hortefeux.

Hortefeux dijo que la CE debería "movilizar su energía" en aplicar programas para la integración de las comunidades gitanas en la sociedad.

Ministro del interior francés Brice Hortefeux

Ministro Hortefeux: "respetamos totalmente las reglas europeas"

El presidente de Rumania, Traian Basescu, sostuvo que los europeos tienen derecho a "moverse libremente" en el bloque comunitario, aunque dijo entender los problemas que crean los campamentos gitanos en Francia.

Pese a las advertencias de riesgos de "xenofobia" y "populismo" hechas por el canciller rumano Teodor Baconschi el miércoles, París dijo que busca una coordinación con Bucarest.

Dos ministros rumanos viajarán a París el 30 de agosto "para discutir propuestas muy concretas y abordar la cuestión de la inserción de poblaciones gitanas", dijo el portavoz de la cancillería francesa, Bernard Valero.

Críticas crecientes

Se estima que en Francia hay cerca de 15.000 gitanos procedentes de Europa Oriental, fundamentalmente de Rumania y Bulgaria.

Las repatriaciones organizadas por el gobierno francés se harán en vuelos comerciales. Uno de ellos partía desde París este jueves con 14 gitanos y otro desde Lyon con 79 más tarde el mismo día.

La ofensiva policial francesa ya generó señales de molestia del gobierno rumano, que advirtió sobre el riesgo de "reacciones xenófobas", mientras la Comisión Europea (CE) dijo que sigue los hechos "atentamente".

Las medidas son parte de un endurecimiento de la política de seguridad de Sarkozy y han sido criticadas por políticos de distintos partidos, grupos contra el racismo y observadores de las Naciones Unidas.

Jean-Pierre Grand, un diputado del partido de centro-derecha UMP de Sarkozy, definió los operativos en los campamentos gitanos como rafles, palabra francesa que alude a las redadas contra los judíos durante la guerra.

El ministro de Inmigración, Eric Besson, negó esta semana que la política francesa hacia los gitanos pueda compararse con las redadas y el horror de la Segunda Guerra Mundial.

Algunos opositores creen que Sarkozy usa el tema para mejorar su pobre índice de popularidad y distraer la atención del caso L’Oréal, que puso en aprietos a su ministro de Trabajo, Eric Woerth, pieza clave del gobierno.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.