Londres pide no celebrar liberación de Al-Megrahi

Liberación de Megrahi en 2009
Image caption Hace un año, al llegar a Trípoli, Megrahi recibió una bienvenida de héroe.

El gobierno del Reino Unido instó a Libia a no celebrar el primer aniversario de la liberación de Abdelbaset Ali al-Megrahi, el condenado por el atentado de Lockerbie, en el suroeste de Escocia, que causó la muerte de 270 personas en 1988.

El 20 de agosto de 2009 las autoridades escocesas liberaron a Al-Megrahi, quien padece cáncer, citando un dictamen médico que en ese momento le daba un estimado "razonable" de esperanza de vida de apenas tres meses.

Al llegar a Trípoli, el ciudadano libio recibió una bienvenida de héroe.

Y el ministerio de Relaciones Exteriores británico pidió evitar escenas similares en el aniversario de su liberación, por considerar que serían profundamente insensibles al dolor de los familiares de las víctimas.

Tampoco hay que olvidar que la liberación de Al-Megrahi no está exenta de polémica.

Aunque las autoridades escocesas afirman que la decisión fue tomada de buena fe, senadores estadounidenses han hecho repetidas solicitudes para obtener información sobre las pruebas médicas que la justificaron.

Vea también: Lockerbie y sus interrogantes

Críticas

En su momento, la decisión del juez escocés Kenneth MacAskill de liberar a Al-Megrahi provocó críticas generalizadas de los opositores políticos y muchos familiares de los ciudadanos estadounidenses que murieron en el atentado.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama describió la decisión como "un error", mientras que el primer ministro del Reino Unido, David Cameron también cuestionó la medida.

"El gobierno está claro que la liberación de Al-Megrahi fue un error. Tanto el actual Primer Ministro como el secretario de Relaciones Exteriores lo dejaron claro en el momento", afirma un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores publicado en ocasión del aniversario.

"Particularmente en este aniversario entendemos la angustia permanente que la liberación de Al-Megrahi le ha causado a sus víctimas, tanto en el Reino Unido y los EE.UU.", continúa el comunicado.

En el mismo se recuerda además que el ciudadano libio, arrestado en 2001, "fue condenado por el peor acto de terrorismo en la historia británica."

BP y la "buena fe"

En este contexto, cuatro senadores de EE.UU. han renovado sus llamados a una investigación independiente sobre la liberación de Al-Megrahi.

Lea también: Senado de EE.UU. posterga audiencia sobre Lockerbie

En cartas dirigidas a Cameron y al primer ministro de Escocia, Alex Salmond, los senadores estadounidenses hicieron referencia a una "persistente incertidumbre acerca de los asuntos médicos, jurídicos y diplomáticos relacionados con la puesta en libertad".

El gobierno escocés decidió no enviar a sus funcionarios a una audiencia sobre el tema en Washington. Pero el juez MacAskill se declaró dispuesto a reunirse con los senadores, si estos viajan a Escocia.

"Si los senadores de EE.UU. vienen aquí y buscan una reunión conmigo, estaré más que feliz de hacerlo. De hecho, me reuní con congresistas el pasado mes de febrero y la puerta está siempre abierta", aseguró MacAskill.

El periodista de la BBC, Matthew Price, explicó que los senadores quieren "más información sobre los dictámenes médicos que llevaron a la conclusión de que Al-Megrahi acababa de tres meses de vida, y detalles sobre las comunicaciones entre BP y el gobierno británico".

Vea: BP admite "conversaciones" sobre el acusado de Lockerbie

"Estimación razonable"

El juez escocés siempre ha mantenido que la decisión de liberar a Al-Megrahi siguió el proceso debido y está en consonancia con los ideales de la justicia escocesa y que tomó la decisión después del aviso médico de que un pronóstico de tres meses de vida para el atacante sería una "estimación razonable".

"Lo que está bastante claro es el pueblo de Escocia cree que la decisión debía tomarse aquí en Escocia, por el secretario de Justicia y creo que se hizo de buena fe sin ninguna intervención o, de hecho ninguna consideración política, diplomática o económica", dijo además MacAskill.

En entrevista con BBC, el primer ministro escocés, Alex Salmond, también insistió en que la liberación se había basado en la información a disposición de su gobierno y recordó que es muy difícil ser exacto en términos de pronósticos de alguien con cáncer terminal.

Image caption El vuelo 103 de Pan Am de Londres a Nueva York explotó sobre Lockerbie a 31.000 de altura.

"Todo el mundo sabe que es siempre difícil porque tienen amigos y parientes que han pasado por la misma experiencia de tratar de definir con exactitud el pronóstico de vida de alguien con cáncer terminal", dijo durante un programa de radio matutino de BBC Escocia.

Salmond agregó: "El pronóstico vino del Dr. Andrew Fraser, quien es el jefe de medicina en el Servicio Penitenciario de Escocia".

"Él compiló la información, como dijo en su informe, a partir de una serie de pruebas, notas médicas, notas de seguimiento —que incluyen a una serie de médicos, al equipo de cuidados paliativos, al médico de atención primaria y obviamente al necesitar tener una referencia externa, que describió como un asesor externo, se remitió hacia uno de los oncólogos más importantes que Escocia ha dado. "

Lea tambien: Lockerbie: dudas sobre la evidencia usada

Desde la descentralización de Escocia, 27 presos han sido liberados por razones humanitarias. De ellos, sólo Al-Megrahi aún está vivo; ningún otro ha vivido más de seis meses.

El vuelo 103 de Pan Am de Londres a Nueva York explotó sobre Lockerbie a 31.000 pies de altura, 38 minutos después del despegue.

Las 259 personas a bordo del Boeing 747 murieron, lo mismo que otras 11 personas en tierra.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.