Australia: Gilliard busca un gobierno de coalición

Julia Gillard
Image caption La primer ministro australina afirmó en rueda de prensa que las negociaciones se llevarán a cabo con integridad.

La primer ministro australiana, Julia Gillard, comezó las conversaciones con los independientes para tratar de formar un gobierno de coalicción luego de que ninguno de los candidatos consiguiera una mayoría suficiente para gobernar.

Ni el gobernante partido Laborista de Julia Gillard, ni la coalición opositora encabezada por Tony Abbott, consiguieron los 76 escaños que les habría asegurado una mayoría parlamentaria en las elecciones de este domingo en Australia.

A falta de los últimos recuentos, con el 78% de los votos escrutados, los laboristas habrían alcanzado 72 de los 150 escaños de la cámara baja del Parlamento mientras que la coalición nacional/liberal de Abbott estaría en camino de conseguir 70, según informa la cadena australiana ABC.

Las encuestas predicen que al final de recuento los laboristas se situarían en 73 y la oposición en 72.

El resto de los escaños se los repartirían cuatro candidatos independientes y un representante del Partido Verde.

Gilliar ya reconoció que "está claro que ningún partido se ha ganado el derecho a gobernar por sí mismo". Y añadió que los Laboristas habían conseguido el mayor número de votos.

Sin legitimidad

Sin embargo Abbott realizó otra lectura de los resultados y afirmó que era una clara indicación de que la actual primer ministro no tenía el apoyo de la mayoría y por lo tanto había perdido su legitimidad.

Abbot por su parte también habría iniciado conversaciones con los candidatos independientes.

Las elecciones se producen tan sólo dos meses después de que Gilliard derrocara al anterior primer ministro, Kevin Rudd, en una rebelión en el seno del partido laborista no exenta de controversia.

El corresponsal de la BBC en Australia, Nick Bryant, afirmó que los resultados muestran que la decisión de Gilliard de convocar unas elecciones adelantadas se habría vuelto a su contra.

Esta sería la primera vez desde 1940 en que unas elecciones parlamentarias en Australia dan como resultado un Parlamento sin mayoría absoluta, o hung parliament.

Y todo parece indicar que la llave para poder formar un nuevo gobierno estará en manos de un reducido grupo de parlamentarios que incluye tres independientes, un miembro del Partido Verde y un cuarto candidato independiente cuyo escaño aún no ha sido confirmado. Y que según Bryant son impredecibles.

Cortejos de ambos lados

Según Bryant, éstos intentarán obtener el mejor trato posible y las situaciones más ventajosas para sus regiones en las intensas negociaciones con las que tanto Gillard como Abbott buscarán formar un gobierno de coalición.

Image caption Ninguno de los candidatos parece haber conseguido una mayoría.

Los cuatro candidatos serán cortejados por ambas partes y es fácil que se vean muchos trucos políticos antes de alcanzar un acuerdo.

Por lo pronto, Gillard le advirtió a sus seguidores que podrían pasar días antes de conocer los resultados finales.

"Es mi intención negociar de buena fe un acuerdo efectivo para formar gobierno" declaró Gilliard a los periodistas este domingo.

Y añadió que continuaría ofreciendo "un gobierno estable y efectivo de acuerdo con nuestro proceso democrático mientras se cuentan los votos finales de esta elección".

Mientras, en Sidney, Abbott dijo: "Esta es una noche para estar orgullosos de nuestros logros, de satisfacción por los buenos resultados que hemos obtenido, pero también para reflexionar sobre la magnitud de la tarea que tenemos por delante".

El líder la oposición dijo que iba a tratar de formar un nuevo gobierno y advirtió que el Partido Laborista no sería "capaz de gobernar efectivamente como una minoría".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.