Michael Brown: "la cara" de Katrina

Michael Brown, de regreso en Nueva Orleans.
Image caption Michael Brown, de regreso en Nueva Orleans.

Si hay una persona, en singular, que pueda ser vinculada al huracán Katrina y a la suerte de decenas de miles de damnificados en Nueva Orleans ese es Michael Brown, quien en agosto del 2005 dirigía la Agencia Federal de Manejo de Desastres (FEMA, por sus siglas en inglés).

No es un vínculo positivo, ya que para muchos Brown personificó la incapacidad y negligencia del gobierno estadounidense para prevenir el desastre y socorrer a las decenas de miles de víctimas que esperaban ayuda en los techos de la ciudad sumergida.

En los días inmediatos del paso de Katrina la presión política y la de la opinión pública fue tan grande que, pese a un polémico espaldarazo del entonces presidente George Bush, Brown tuvo que renunciar a su cargo el 12 de septiembre, cuando la operación de emergencia apenas empezaba a encaminarse.

Brown explicó luego que la magnitud de la tragedia sobrepasó cualquier plan de contingencia y ha reconocido problemas de comunicación entre diferentes oficinas gubernamentales. Actualmente tiene un programa de radio en Colorado.

BBC Mundo habló con el ex director de FEMA en un recorrido por la parte baja del Noveno Distrito, la zona más destruida por el huracán Katrina y por las inundaciones que siguieron al rompimiento de los diques de contención del río Mississippi.

En fotos: Un recorrido por el Noveno Distrito de Nueva Orleans

Es algo muy raro encontrarlo a usted en Nueva Orleans y específicamente en esta área, debido a la forma en la que se ha relacionado su nombre con la tragedia que sucedió acá. ¿Por qué vino hoy a este lugar?

Image caption El Noveno Distrito fue una de las zonas más afectadas por el huracán.

Estoy acá primero porque este fue un desastre tan grande para Estados Unidos que necesitamos llamar la atención sobre el hecho de que ésta es un recuperación en proceso y que todavía tenemos sistemas que no funcionan bien. Tenemos que hacer que la gente entienda que aún existe peligro en este país de que ocurran este tipo de desastres naturales y que la gente tiene que estar preparada para ellos.

Pero la gente acá en Nueva Orleans puede culparlo a usted por parte de lo ocurrido, usted puede ser visto como la cara del desastre.

Para algunos sí, pero para otros no. Usted acaba de escuchar al señor que pasó y me dijo "gracias por su trabajo". Hay una opinión mixta. Esa es la naturaleza del negocio.

¿Cree usted que la manera como se juzgó su actuación durante Katrina fue injusta?

Le dejaré ese juicio a otros. Por ejemplo, el cineasta Spike Lee hizo un documental en el que asegura que fui el chivo expiatorio del gobierno. La historia juzgará. Mi trabajo es generar atención sobre el hecho de que este tipo de desastres van a continuar sucediendo y la gente tiene que estar lista para eso.

¿Siente que usted pudo haber hecho más de lo que hizo?

He sido muy honesto acerca de los errores que se cometieron en todos los niveles del gobierno federal y creo que si todos aprendemos de esos errores entonces todos estaremos mejor.

¿Que tendría que hacerse de manera diferente hoy para evitar un desastre como Katrina?

Creo que la ciudad entendió que no se puede apostar en contra de un huracán que se dirige a las bocas del río Mississippi. Si hay un huracán acercándose a la ciudad, a menos que sea uno muy pequeño, necesitan evacuarla.

¿Y a nivel federal?

Creo que el gobierno federal ha aprendido que si vas a necesitar movilizar logística y abastecimientos, tienes que tener una coordinación entre el Departamento de Defensa y el Departamento de Seguridad Doméstica.

¿Cuál fue el principal problema entre FEMA y el resto de los gobiernos regionales y locales?

Image caption FEMA se vio superada por la magnitud de la tragedia.

El mayor problema es que hubo demasiadas expectativas con FEMA, se creyó que de alguna manera FEMA tenía todo lo que se necesitaba. Pero teníamos que movilizar la ayuda y cuando tienes un desastre de este tamaño atravesando una gran ciudad, no quieres que los rescatistas se conviertan en víctimas. Así que no puedes movilizar a la gente hasta que el desastre pase. Además, hubo falta de comunicación entre la Casa Blanca y el Departamento de Seguridad Doméstica sobre lo que estaba pasando en el terreno.

Pero la ciudad sigue mal preparada. Los sistemas de diques y otras defensas están diseñados para soportar huracanes hasta la categoría tres…

Para poner en pie el sistema de diques que esta ciudad realmente necesita, debemos aprender de Holanda y otros países sobre sistema de control de inundaciones. Necesitamos poner en práctica esas lecciones aquí. Hay una cierta actitud de que si las cosas no se inventaron acá, entonces no nos interesa.

Entonces, al final, ¿es sólo cuestión de suerte? ¿Si otro huracán golpea Nueva Orleans podemos tener la misma situación que se vivió hace cinco años?

Esa es la naturaleza de los desastres. Pueden golpear en cualquier momento y en cualquier parte del país, así vivas en las montañas de Colorado o en el delta del Mississippi. Pero aunque queramos hacer un mejor trabajo y el gobierno esté mejor preparado, también hay que tener preparados a los ciudadanos individuales.

Sólo la evacuación de la ciudad podría mejorar.

Creo que, la próxima vez, sí se va a evacuar la ciudad.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.