Oxfam: "Pakistán no puede seguir esperando"

Mujer con sus hijos en hospital de Pakistán
Image caption Miles de niños están en riesgo de morir o sufrir desnutrición.

La organización de ayuda humanitaria Oxfam advirtió que los trabajos de reconstrucción en Pakistán deben iniciarse de inmediato para evitar que el desastre causado por las inundaciones de las últimas semanas se convierta en una catástrofe de largo plazo.

Según Oxfam, se necesitarán miles de millones de dólares para empezar reconstruir de manera inmediata escuelas, carreteras, puentes y hospitales.

La organización aseguró en un comunicado que la ayuda no está funcionando como debería.

Al llamado de alerta de Oxfam se suma el realizado por Naciones Unidas, que advirtió que decenas de miles de niños están en riesgo de morir o sufrir desnutrición.

En fotos: Un mes de tragedia

Mientras, las autoridades paquistaníes continúan con las tareas de evacuación de la población en el sur del país, donde las nuevas inundaciones agravan la situación.

Se teme que la ciudad de Thatta, situada cerca de la desembocadura del río Indo, quede completamente anegada por las agua.

Las inundaciones en Pakistán han causado en un mes más de 1.600 muertos. Según la ONU, 17 millones de personas han sido afectadas por la crecida de las aguas y unos 1,2 millones de viviendas han sido destruidas, lo que ha dejado a unos cinco millones de paquistaníes sin hogar.

"Catástrofe en aumento"

"Un mes después del inicio de la crisis pensábamos que la situación se habría estabilizado y que habría empezado el planeamiento a larto plazo", aseguró Neva Khan, responsable de Oxfam en Pakistán, según informó AFP.

"Pero todavía estamos en una primera fase de una catástrofe en aumento, evacuando a la población, dándoles albergue, intentando llevar agua potable y condiciones de salubridad a aquellos que lo necesitan", señaló Khan.

"Pakistán no puede permitirse el lujo de esperar a que acabe la fase de emergencia para que se inicie la reconstrucción".

Lea: "¿A quién le importa Pakistán?

Oxfam también advirtió que teme que muchos agricultores no puedan plantar las cosechas de invierno en el mes de septiembre.

Además, señaló que las operaciones de limpieza puede llevar meses, lo que significa que millones de personas tendrán que enfrentarse a los meses más fríos del año en albergues temporales o a la intemperie.

Para la organización, los trabajos de reconstrucción deben asegurar que Pakistán está mejor preparado para hacer frente a futuras crisis.

Niños en riesgo

Image caption Las inundaciones afectan ahora al sur de Pakistán.

Mientras, Naciones Unidas advirtió que decenas de miles de niños están en riesgo de morir o sufrir desnutrición, especialmente los menores de zonas donde aún antes del desastre la falta de alimentos era elevada.

"Tememos a la letal sinergia de enfermedades transmitidas por el agua, incluida la diarrea, la deshidratación y la desnutrición", dijo Karen Allen, funcionaria de alto rango de Naciones Unidas.

Por otro lado, las autoridades paquistaníes continuaron con las tareas de evacuación de la población en el sur del país.

Varias aldeas se inundaron en las últimas horas en la provincia sudoriental de Sindh, en la que se teme que la ciudad de Thatta, situada cerca de la desembocadura del río Indo, quede completamente anegada por las aguas.

Al parecer, los muros de contención preparados para frenar la embestida de las aguas podrían ceder.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.