Tony Blair confiesa su "angustia" por la guerra en Irak

Tony Blair en entrevista con la BBC
Image caption Memorias de Blair: "triste" pero no arrepentido por Irak.

El ex primer ministro británico Tony Blair publica este miércoles sus memorias, "A journey" ("Un viaje") en las que defiende su decisión de ir a la guerra en Irak y no escatima críticas contra su sucesor y otrora amigo, el también ex premier Gordon Brown.

En extractos dados a conocer antes de que el libro salga a la venta, Blair habla de la "angustia" que le causó el conflicto bélico y la tristeza que siente por las vidas sacrificadas, pero reiteró que derrocar a Saddam Hussein fue lo correcto.

Las memorias, que tardó tres años en escribir, abarcan su período en el poder en el número 10 de Downing Street. En ellas no sólo da detalles de su conflictiva relación con Brown, sino que además se refiere a las presiones del cargo y a su consumo de alcohol.

Lea también: Polémica donación de Blair de ganancias de sus memorias

En una entrevista con la BBC, Blair dijo no arrepentirse de la decisión de invadir Irak en 2003 -el hecho más polémico de su carrera-, por lo que asume total responsabilidad.

Reconoció, sin embargo, que "no anticipamos el papel de al-Qaeda ni de Irán" en la preparación de la posguerra, que vio la continuación de la violencia y el derramamiento de sangre mucho después de la derrota del régimen de Hussein.

Expresó "angustia" y una "sensación de tristeza que va más allá de la descripción convencional o la compasión que se siente al escuchar las trágicas noticias" de los muertos en el conflicto.

"Aunque ha habido muchas lágrimas, éstas no lo describen todo", continuó. "Me siento desesperadamente triste por las vidas perdidas, triste por las familias cuyo duelo se intensifica por la controversia de por qué murieron sus seres queridos".

No obstante, Blair sigue convencido de que haber dejado a Hussein en el poder era "un riesgo de seguridad mucho mayor, a pesar de las terribles consecuencias de la guerra".

"Cero inteligencia emocional"

La postura del ex primer ministro sobre Irak ya es conocida, pero las mayores revelaciones de su libro las reserva para describir la mecánica política en el interior del Partido Laborista, en particular su relación con su ex ministro de Finanzas y sucesor, Gordon Brown.

Image caption Blair y Brown, una tempestuosa relación.

En sus memorias describe a Brown como "difícil, por momentos exasperante", habiendo previsto que sería desastroso como jefe de gobierno y que no le daría al laborismo otra victoria en las elecciones de 2010.

Pero Blair reconoce que su sucesor también era fuerte, capaz y brillante -aspectos que respetaba- y que durante un período fue una fuente de gran sustento. Además gozaba de mucho apoyo dentro del partido, por lo que no podía marginarlo del gabinete.

Aunque afirma que el ascenso de Brown a primer ministro era inevitable, sabía que "nunca iba a funcionar" porque su ex ministro de Finanzas tenía "cero inteligencia emocional".

Ginebra y whisky

Esta relación tempestuosa entre los dos políticos y la responsabilidad de la guerra, entre otras presiones, llevaron a Blair a consumir más alcohol del que consideraba aconsejable, confiesa el ex primer ministro en sus memorias.

Blair dice que bebía ginebra y whisky todas las noches y que acompañaba la cena con varias copas de vino. Da a entender que, por momentos, necesitaba apoyarse en el alcohol.

El lanzamiento del libro coincide con la fecha del retiro de las tropas de combate de Estados Unidos de Irak. También con el inicio del proceso de selección del nuevo líder del Partido Laborista, después de la renuncia de Gordon Brown tras la derrota electoral.

Las papeletas han sido enviadas a los miembros del laborismo, sindicatos y otras organizaciones, que tendrán tres semanas para votar.

Entre los candidatos se encuentran cuatro ex integrantes del gabinete ministerial de Gordon Brown y la primera mujer de raza negra elegida al Parlamento británico.

Lea también: ¿Cuánto podría costarle a Blair la invasión de Irak?

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.