"El pozo del Golfo ya no es una amenaza"

Reemplazo de una válvula dañada en el pozo Macondo, en el golfo de México.
Image caption Los ingenieros retiraron una válvula dañada en el lecho marino.

El pozo en el golfo de México que causó en los últimos cuatro meses el peor derrame de petróleo en la historia de EE.UU. "ya no es una amenaza para el medio ambiente", según el funcionario estadounidense responsable de coordinar la respuesta al vertido.

El anuncio se produjo un día después de que los ingenieros extrajeran el sistema de válvulas que el 20 de abril debía haberse activado para impedir el vertido tras la explosión en la plataforma propiedad de la petrolera británica British Petroleum (BP).

"Estoy muy contento de anunciar que con el nuevo inhibidor de fugas instalado, el cemento que fue colocado sobre el pozo, hace que éste en este momento no constituya una amenaza para el golfo de México", dijo el almirante Thad Allen.

Los equipos instalaron con éxito una nueva válvula de obturación que garantizará una mayor resistencia ante los cambios de presión que puedan producirse durante la maniobra de sellado final que se llevará a cabo la próxima semana.

Lea: ¿Adónde fue a parar el petróleo?

Primer informe sobre las causas

Ahora, los ingenieros planean verter cemento desde un segundo pozo de alivio para sellar el pozo dañado para siempre.

Se estima que 4,9 millones de barriles de crudo se vertieron desde el pozo Macondo al golfo hasta que el flujo fue detenido hace algo más de un mes.

La semana que viene se espera que BP publique un informe sobre las causas del desastre.

Lea: Los gastos de BP se disparan

El editor de negocios de la BBC, Robert Peston, informó que aunque algunos no darán credibilidad a un análisis procedente de BP porque lo consideran tendencioso, se tratará de de la primera evaluación detallada sobre qué pudo ir mal.

Además de la investigación interna, lo sucedido está siendo indagado por el gobierno y la justicia estadounidense.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.