Sarkozy pide facilitar expulsión de extranjeros

Nicolas Sarkozy, presidente de Francia.
Image caption Las declaraciones de Sarkozy se produjeron en medio de protestas por la expulsión de inmigrantes gitanos.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, pidió una reforma legislativa para "facilitar" la expulsión de extranjeros y quitar la nacionalidad francesa a inmigrantes naturalizados que intenten matar a funcionarios públicos.

El pedido de Sarkozy fue anunciado este lunes mediante un comunicado de la presidencia francesa.

Se trata de un nuevo paso de Sarkozy en una ofensiva policial y de seguridad que en las últimas semanas aplicó sobre los inmigrantes gitanos que viven en Francia, en medio de una oleada de protestas internacionales.

Anuncios y reuniones

El comunicado presidencial señaló que la voluntad de Sarkozy es lograr "una reforma de la ley de inmigración para facilitar la deportación de extranjeros en situación irregular".

Agregó que eso incluiría a ciudadanos de la Unión Europea (UE) en circunstancias como "amenaza para el orden público, ausencia duradera de medios para subsistir o abuso del derecho a la libre circulación".

El anuncio ocurre mientras Bruselas analiza si la expulsión en agosto por Francia de cerca de mil gitanos de nacionalidad rumana y búlgara violó normas europeas sobre la libre circulación y la no-discriminación de ciudadanos del bloque.

El ministro francés del Interior, Eric Besson, negó este lunes que su país lleve a cabo "expulsiones colectivas" de inmigrantes y aseguró que París respeta las reglas europeas.

Besson habló al final de una reunión organizada por Francia con representantes de otros cinco países europeos y Canadá, que prometieron aumentar su "cooperación para luchar contra la inmigración irregular".

En la reunión en París participó el ministro italiano del Interior, Roberto Maroni, y funcionarios de Alemania, Reino Unido, Grecia y Bélgica.

La reunión se celebró dos días después que miles de personas manifestaran en distintos puntos Francia contra la expulsión de gitanos y una semana antes de una conferencia ministerial de la UE en Bruselas.

Nacionalidad y crímenes

Image caption La política de inmigración del gobierno de Sarkozy ha sido polémica.

En la reunión con miembros de su gobierno para analizar medidas de seguridad, Sarkozy insistió en su intención de retirarle la nacionalidad francesa a extranjeros naturalizados que cometan ciertos crímenes.

El comunicado oficial precisó que Sarkozy pidió adoptar esa medida para quienes atenten contra la vida de una "autoridad pública, en particular policías", y hayan obtenido la nacionalidad francesa menos de 10 años antes.

Hasta ahora la nacionalidad francesa se puede retirar sólo en casos de delitos de terrorismo o contra la seguridad del Estado.

El comité de las Naciones Unidas contra el racismo expresó en agosto su inquietud por la posibilidad de que Francia tome medidas en materia de nacionalidad "con consecuencias discriminatorias basadas en el origen" de las personas.

Observadores locales también advirtieron que la idea que Sarkozy esbozó por primera vez en julio sería inconstitucional, porque violaría el principio de igualdad de todos los ciudadanos ante la ley.

El presidente francés descartó sin embargo la idea de su ministro del Interior, Brice Hortefeux, para que la nacionalidad también pueda retirarse a individuos polígamos que abusen de las prestaciones sociales francesas.

Sarkozy dijo a sus ministros que pretende que las medidas que propuso se adopten "tan pronto sea posible".

Está previsto que la reforma de la ley de inmigración francesa se discuta en el Parlamento a partir de fin de mes y se apruebe para comenzar a aplicarse antes de fin de año.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.