EE.UU.: Obama "impopular" y liberal

Barack Obama, presidente de EE.UU.
Image caption El rechazo crece cuando se trata del manejo de la economía (57%) y del elevado déficit fiscal (58%).

Las curvas se cruzaron y ahora se separan. Por primera vez en sus 18 meses de gobierno, el presidente Barack Obama cuenta con más detractores que simpatizantes, según una encuesta publicada este martes por el diario The Washington Post y la televisora ABC.

En líneas generales, el 46% de los estadounidenses apoya la labor del gobierno, mientras que un 52% la cuestiona.

Pero el rechazo a Obama crece cuando se trata del manejo de la economía (57%) y del históricamente elevado déficit de las cuentas públicas (58%), según el estudio que fue realizado la semana pasada luego de que se anunciara el fin de la misión de combate en Irak, una política que le había granjeado simpatías a Obama en el pasado reciente.

Aunque la valoración sobre el manejo de la guerra no parece haber variado mucho durante el año, el 49% de aprobación está muy debajo de los niveles del 70% registrado en 2009 y va contra corriente de la apreciación en otros renglones, sobre todo el económico.

"Demasiado liberal"

Uno de los puntos más notables del estudio es que para el 45% de los encuestados algunas posiciones de Obama son vistas como "muy liberales", cuando hasta 2008 eran consideradas como "ideológicamente justas".

Image caption El manejo de la guerra cosechó la aprobación del 49% de los consultados.

En la interpretación que se hace de las cifras, algunos aseguran que es indicativo de que el presidente está perdiendo al sector independiente más moderado, que fue en buena medida el que le ayudó a ganar la presidencia.

Pero por otro lado, Obama también estaría alejándose de aquellos que consideran que el mandatario no ha hecho el "cambio" para Washington que promocionó durante su campaña.

El 57% de las personas declaradas como independientes que respondieron a la investigación está insatisfecho con el trabajo del gobierno.

Culpa de la economía

Las percepciones sobre la débil recuperación, y hasta el retroceso, de ciertos indicadores de la economía parecen ser la razón principal del descenso en la aceptación de Obama.

Por primera vez desde abril pasado, una mayoría del 53% estima que la economía está en "situación pobre", mientras crece la cantidad de personas que asegura que las cosas "están empeorando".

La encuesta se realizó antes de que el viernes pasado se diera a conocer el informe sobre empleos del mes de julio, en el que se registró un ligero aumento de 0.1% en el desempleo, que se ubica actualmente en 9,6%.

De acuerdo con el estudio del The Washington Post, cada vez se va diluyendo más en la memoria de los estadounidenses la responsabilidad en los actuales problemas económicos del gobierno de George W. Bush, cuando estalló la crisis inmobiliaria y financiera.

Quizá sea por eso que en sus últimas intervenciones públicas el presidente Obama ha recordado a los estadounidenses que no se debe volver a "las políticas de los pasados ocho años", en referencia a los problemas de regulación que facilitaron el colapso del mercado inmobiliario y las quiebras bancarias.

Beneficio para republicanos

Aunque históricamente las llamadas elecciones parlamentarias de medio término suelen castigar al partido de gobierno, muchos analistas consideran que la actual caída de popularidad del presidente Obama puede agravar el fenómeno para los demócratas.

El partido de oposición entra en las semanas finales de la campaña electoral con un clima que le resulta políticamente favorable para explotar el descontento.

Por primera vez en los últimos cuatro años, los republicanos superan a los demócratas como el partido en el que la población más confía para atender los grandes problemas nacionales.

Un 40% de los consultados dice que los republicanos podrían hacer un mejor trabajo sirviendo de contrapeso en el Congreso, mientras un 38% prefiere a los demócratas.

Ese era un renglón en el que hace sólo tres meses los demócratas le sacaban una ventaja de 12 puntos a la oposición, lo que da una idea de cuán grande y rápida ha sido la pérdida de imagen del partido de gobierno.

Sin embargo, la encuesta señala que el llamado Gran Viejo Partido no logra convencer a la mayoría de que tiene un plan claro para el país si llegara a ganar las mayorías en el Senado y en la Cámara de Representantes, que controlan actualmente los demócratas.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.