Última actualización: martes, 7 de septiembre de 2010 - 20:15 GMT

Francia: protestas masivas contra reforma de pensiones

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

Francia se vio fuertemente perturbada este martes por una serie de protestas masivas contra la reforma del sistema de pensiones que impulsa el presidente Nicolas Sarkozy, clave para su futuro político, según analistas.

Cientos de miles de personas salieron a las calles de diferentes regiones de Francia para expresar su rechazo a los planes de Sarkozy de aumentar la edad mínima para la jubilación de 60 a 62 años.

El proyecto de ley comenzó a ser discutido este martes en el Parlamento francés, en un agitado debate entre legisladores opositores y el ministro de Trabajo, Eric Woerth.

Sarkozy y su gobierno han prometido seguir adelante con la reforma, que toca un punto sensible de la sociedad francesa, y muchos creen improbable que los sindicatos puedan detenerla como en el pasado.

"Es una reforma muy fuerte que quiere el presidente Sarkozy y que debe marcar su quinquenio", explicó Guy Groux, director de investigación en el Centro de Estudios de la Vida Política Francesa (CEVIPOF).

Manifestaciones y paros

La estimación del total de manifestantes que hubo en Francia varía según quien los cuente: 1,12 millones según el ministerio del Interior y 2,73 millones según el sindicato la CGT, la principal central sindical del país.

Nicolás Sarkozy

Sarkozy se juega su futuro político con las reformas.

La manifestación en la capital reunió a 80 mil personas según la primera estimación policial y a unos 270 mil participantes según la CGT.

En París se vieron trabajadores marchar detrás de pancartas con el eslogan republicano francés de "Libertad, Igualdad Fraternidad", pero también carteles hostiles a la política económica y de seguridad de Sarkozy.

Los organizadores creen que el número de manifestantes en todo el país fue superior a la anterior jornada de protestas contra la reforma de las pensiones en junio, cuando salieron unas 800 mil personas a las calles.

Los paros convocados por los sindicatos se sintieron especialmente en los sectores de educación, correos y transporte, incluidos trenes de alta velocidad y vuelos de corta y media distancia que registraron cancelaciones.

Según el gobierno, más de un cuarto (26,8%) de los funcionarios públicos del Estado realizaron huelga, aunque los sindicatos también creen que la cifra de acatamiento fue mayor.

Sistema en rojo

La edad mínima para jubilarse vigente actualmente en Francia, de 60 años, es una de las más bajas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el club de países ricos donde la edad media de jubilación es de 64 años.

Huelga en Francia

La huelga movilizó a los sectores público y privado.

Sin embargo, para pasar al retiro en Francia es necesario haber contribuido a la seguridad social durante 40 años y para alcanzar una jubilación plena es requisito tener al menos 65 años de edad.

Tal como está ahora, el sistema francés de pensiones tendrá un déficit equivalente a US$13.600 millones de dólares este año y a US$63.500 millones en 2020, según estimaciones oficiales.

Esto se debe sobre todo al envejecimiento de la población y al aumento en la expectativa de vida en Francia, una de las mayores del mundo.

El gobierno sostiene que logrará equilibrar el sistema con su proyecto de aumentar a 62 años la edad mínima de jubilación para 2018, a 41 años y medio el tiempo de cotización y a 67 la edad para la pensión plena.

Algunos miembros del gobierno han sugerido que la reforma también es clave para que Francia reduzca su déficit fiscal, cercano a 8% del PIB, y mantenga la calificación máxima de "AAA" para su deuda soberana.

Esa nota le permite al país obtener dinero prestado en los mercados financieros a bajas tasas.

El reto de Sarkozy

Sin embargo, diversos observadores coinciden en que el desafío central para Sarkozy con la reforma de las pensiones es político: la posibilidad de lograr un respaldo popular suficiente para aspirar a la reelección en 2012.

Protesta de jubilado en Francia

La reforma al sistema de jubilación busca aumentar la edad de retiro.

Sarkozy fue electo en 2007 con la promesa de hacer reformas estructurales para mejorar la competitividad de Francia y el poder adquisitivo de la gente.

Pero con la crisis económica y una serie de escándalos que salpicaron a su gobierno, la popularidad de Sarkozy cayó a un mínimo de 34% y el sistema de pensiones pasó a ser tema excluyente en su agenda reformista.

"Si el gobierno retrocede ante los sindicatos, Sarkozy perdería crédito en su propio electorado y eso es difícilmente concebible cuando la campaña para la elección presidencial (de 2012) partirá en algunos meses", dijo Groux a BBC Mundo.

Una encuesta de Obea/Infra Forces previa a las protestas de este martes indicó que dos de cada tres franceses apoyaban las manifestaciones contra la reforma, aunque 65% descartaba que tuvieran efecto en el debate legislativo.

Las encuestas también sugieren que una mayoría de los franceses admite que es necesario reformar el sistema de pensiones.

clic Lea: Oleada de protestas en Europa

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.