Protestas por Irak dificultan promoción de las memorias de Tony Blair

Un hombre pasa frente a una librería que promociona A Journey de Tony Blair
Image caption La amenaza de protestas ya motivó la cancelación de dos actividades de promoción.

La amenaza de protestas por parte de aquellos que no le perdonan a Tony Blair su rol en la guerra de Irak obligó al ex primer ministro británico a suspender una nueva actividad de promoción de su libro de memorias.

Blair, quien el lunes ya había anunciado la cancelación de un acto para firmar copias de "A journey" ("Un viaje") en una librería de Londres, también decidió suspender su participación en una segunda actividad convocada para este miércoles en la galería Tate Modern de la capital británica.

Ya el fin de semana pasado, al llegar a un acto de firma de libros en Dublín, Irlanda, el ex primer ministro fue recibido con huevos, botellas y hasta zapatos lanzados por un grupo de manifestantes.

Y los organizadores de la protesta frente a la Tate Modern dijeron que Blair "había salido corriendo asustado".

Lea también: Activistas lanzan huevos y zapatos a Tony Blair

Tema espinoso

El portavoz del ex premier explicó que el acto en la galería había sido suspendido por las mismas razones que motivaron la cancelación de la firma de copias de "Un Viaje": para evitar que los organizadores del evento fueran víctimas de las "las consecuencias desagradables de las acciones de los manifestantes".

En el libro, Blair relata sus vivencias como primer ministro británico y defiende su decisión de apoyar la guerra en Irak, un tema que en su momento dividió a la opinión pública británica y le costó a ex jefe de gobierno buena parte de su popularidad.

Pero, a pesar de las protestas, la obra ha alcanzado un nivel de ventas sin precedentes, según la cadena británica de librerías Waterstone's.

Y las memorias de Blair también figuran en los primeros puestos de la tienda virtual Amazon.

El ex primer ministro anunció que entregará todas las ganancias derivadas del libro a un centro de recuperación de soldados heridos, administrado por la Real Legión Británica.

Pero ni eso parece haber conseguido que los grupos pacifistas le perdonen su rol en las guerras de Irak y Afganistán.

Lea también: Polémica donación de Blair

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.