Estadounidense sí podrá salir de Irán

Sarah Shourd
Image caption Sarah Shourd no está recibiendo atención para sus enfermedades, dice su madre.

Un alto funcionario en Irán declaró que la ciudadana estadounidense detenida por más de un año por haber cruzado la frontera ilegalmente con otros dos excursionistas puede ser liberada bajo fianza.

En una rueda de prensa el fiscal de Teherán, Abbas Jafari-Dolatabadi, dio la orden para permitir a Sarah Shourd abandonar el país.

La liberación de Shourd debió haber sucedido este sábado pasado, pero fue obstaculizada en el último minuto por supuestos "trámites legales".

Shourd fue detenida en julio de 2009 junto con Shane Bauer y Josh Fattal, ambos de 27 años, a quienes acusan de entrar ilegalmente al país y de tener vínculos con los servicios de inteligencia de Estados Unidos.

Después de una visita en mayo, la madre de Sarah dijo que sufría de varios problemas de salud -incluyendo un nódulo de seno y precáncer cervical- que no estaban siendo atendidos.

Medio millón de dólares

El corresponsal de la BBC para el Medio Oriente, Jon Leyne, informa que el funcionario que falló a favor de la estadounidense es el mismo que se interpuso a su liberación.

Image caption Los excursionistas están acusados de espionaje.

Ahora afirma que el procedimiento legal se ha cumplido y se le permitirá la salida una vez pague una fianza de US$500.000.

"Basado en los informes y la aprobación del juez competente con respecto a la enfermedad de la srta. Shourd, su detención ha sido convertida a una fianza de US$500.000 y cuando se deposite el dinero podrá ser liberada", expresó el fiscal a los medios.

"Los otros dos excursionistas estadounidenses continuarán en prisión", añadió.

El corresponsal explica que varias personas esperando juicio en Irán han optado por pagar la multa y abandonar el país, en lugar de enfrentar la posibilidad de una larga condena.

En el caso de Sarah Shourd, esa opción podría complicarse debido a que sus dos compañeros de excursión siguen en la prisión Evin de Teherán.

De todas formas, comenta Leyne, con todos los vericuetos de este caso y los impredecibles cambios de parecer de las autoridades iraníes, la familia de Sarah no puede estar cantando victoria todavía.

Los familiares dicen que los estadounidenses eran excursionistas que se encontraban en el norte de Irak, en el Kurdistán, y que accidentalmente cruzaron la frontera.

Inicialmente, Irán había dicho que los tres serían enjuiciados por espionaje, un delito que puede ser penado con la muerte.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.