Afganistán: OTAN toma medidas contra la corrupción

Afganos trabajan en las obras de una base de EE.UU. en Kandahar (Archivo).
Image caption Los nuevos procedimientos buscan que las empresas extranjeras empleen a trabajadores afganos.

La dirección de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Afganistán revisó los procedimientos de concesión de contratos a empresas internacionales por servicios que van desde el transporte hasta la distribución de comida a las tropas con el fin de reducir la corrupción.

El jefe de las tropas de la OTAN en Afganistán, el general estadounidense David Petraeus, escribió en un memorándum que sin una supervisión más estrecha se corre el riesgo de que los fondos acaben financiando a la insurgencia talibán.

El corresponsal de la BBC en Kabul, Quentin Sommerville, informó que varias investigaciones señalan que los talibanes reciben dinero a cambio de permitir el paso por las carreteras de los suministros.

Las modificación de las reglas generales de licitación tiene como objetivo, en gran parte, responder a la preocupación de los afganos de a pie, que han visto pocos cambios en su vida cotidiana a pesar de los miles de millones invertidos en el país desde 2001.

Los contratistas privados, tanto afganos como extranjeros, proveen de una diversa gama de servicios a las tropas estadounidenses y de la OTAN, entre ellas transporte, seguridad, distribución de comida, limpieza, entrenamiento y construcción.

Lea: El presidente afgano prohíbe las empresas de seguridad privada "para luchar contra la corrupción"

Importante inyección de fondos

Se estima que el monto al que ascienden estos contratos ronda los US$14.000 millones al año, una importante inyección económica que sin embargo no ha evitado que Afganistán siga siendo uno de los países más pobres del mundo.

El presidente afgano, Hamid Karzai, ha criticado reiteradamente los procedimientos vigentes de licitación. Se queja de que la generalidad de los afganos no se beneficia de esta gran cantidad de dinero.

El resentimiento ha crecido entre los afganos, que se quejan de que la gran mayoría de los contratos son concedidos a un puñado de empresas, según agregó Sommerville.

De acuerdo con los nuevos principios, los contratistas tendrán que proporcionar una lista con todos los subcontratistas del proyecto, así como proveer detalles de su permiso de operaciones, de sus empleados y de sus datos bancarios.

Los contratos por valor de más de US$100.000 deberán ser formalmente examinados y serán introducidos en una base de datos para prevenir el fraude.

Lea: Investigación de EE.UU. señala que el dinero de los contratistas financia al enemigo

"La excesiva subcontratación en cadena facilita a las redes criminales y a los insurgentes la desviación del dinero del contrato desde su propósito originario", advirtió el general Petraeus en un memorándum, añadiendo que las empresas a las que se concede el contrato deberán responder por aquellas compañías menores con las que subcontratan.

Otra de las instrucciones aconseja contratar preferentemente a empresas afganas. Si esto no es posible, detallan las normas, se favorecerá que las empresas extranjeras empleen a trabajadores afganos y a que subcontraten compañías de esta nacionalidad.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.