Medio Oriente: asentamientos, punto de fricción en nueva ronda de negociaciones

Hilary Clinton y  presidente egipcio Hosni Mubarak
Image caption El diálogo arrancó con una reunión entre Clinton y el presidente egipcio, Hosni Mubarak.

Las tensiones por la extensión de la moratoria a la construcción de asentamientos judíos en Cisjordania amenazan con ensombrecer la segunda ronda de negociaciones directas de paz entre israelíes y palestinos, que comenzaron este martes en la ciudad balnearia de Sharm el-Sheik, Egipto.

Las conversaciones, cuya primera ronda tuvo lugar hace dos semanas en Washington, tienen nuevamente como protagonistas al primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, y al presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmoud Abbas.

La secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, y el enviado especial de la Casa Blanca a Medio Oriente, George Mitchell, actúan como mediadores, e intentan presionar a ambas partes para alcanzar un acuerdo.

Pero, según los observadores, no será fácil lograr un entendimiento.

Clinton comenzó el día reuniéndose con otro de los mediadores en el conflicto en Medio Oriente, el presidente egipcio, Hosni Mubarak, y puso las cartas sobre la mesa.

"Para mí es una elección sencilla. Sin conversaciones no habrá ni seguridad, ni Estado (palestino)", dijo en referencia a las aspiraciones de una y otra parte.

Claves: la vuelta al diálogo en Medio Oriente

Asentamientos

Previamente, la secretaria de Estado estadounidense afirmó que Israel debería extender la moratoria parcial a la construcción de asentamientos judíos en Cisjordania, que vence el 26 de septiembre.

La ANP afirmó que se leventará de la mesa de negociaciones si Israel continúa con las obras en territorios ocupados.

Por su parte, Netanyahu declaró el domingo que los planes de construir miles de nuevos hogares en Cisjordania podrían cancelarse, aunque sugirió que la moratoria para todas las edificaciones podría no ser renovada.

"No congelaremos la vida de los residentes", afirmó.

Lea también: Medio Oriente y los temas espinosos

"Soluciones a medias"

Mientras tanto, el jefe de los negociadores palestinos, Saeb Erekat, advirtió que no puede haber "soluciones a medias".

"Continuar con los asentamientos significa de alguna forma elegir romper las negociaciones", dijo Erekat.

Otro de los problemas a los que se enfrentan estas conversaciones es que sólo una parte de los palestinos está representada. El movimiento radical Hamas, que controla la Franja de Gaza, no participa en el diálogo, al cual se opone.

Image caption La moratoria a la construcción de asentamientos vence el 26 de septiembre.

El corresponsal de la BBC en la ciudad de Gaza, Jon Donnison, comenta que la mayoría de los habitantes de la franja se muestran escépticos, sean o no partidarios de Hamas, y en el peor de los casos se sienten excluidos o simplemente no están interesados en la vuelta a las negociaciones.

A la reunión de este martes en Sharm el-Sheik seguirá otra ronda de conversaciones el miércoles en Jerusalén, ciudad cuyo estatus es otro de los temas espinosos para ambas partes.

Primera ronda

La primera ronda de negociaciones directas en Washington, tras 20 meses de interrupción, terminó con una mezcla de entusiasmo y rechazo. Ni el primer ministro israelí ni el presidente de la ANP pudieron consolidar un respaldo político definitivo en sus bases.

Lea también: Reacción mixta al diálogo de paz

La bancada derechista de la coalición de gobierno en Israel se opone a cualquier concesión sobre la construcción de colonias judías.

El canciller israelí, Avigdor Lieberman, afirmó recientemente que su partido Yisrael Beitenu (nacionalista de línea dura) bloqueará cualquier intento de la coalición gubernamental de extender el congelamiento parcial a la edificación de asentamientos en Cisjordania.

En tanto, los palestinos están enfrascados en una lucha interna entre Hamas y el más moderado partido Fatah, al que pertenece Abbas.

Ahmed Yousef, un alto funcionario de Hamas, dijo que "Abbas no es quién decide el destino de los palestinos".

El enviado especial de la BBC a Sharm el-Sheikh dice que no parece haber mucho espacio para un acuerdo y que el tiempo se va acabando.

Pero parece impensable que estas conversaciones se desmoronen tan pronto, añade, si se tiene en cuenta todo el esfuerzo y la inversión política que Estados Unidos ha puesto en ellas.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.