Nadador dominicano termina travesía por cinco continentes

El nadador dominicano de ultradistancia en aguas abiertas, Marcos Díaz, finalizó este miércoles en Nueva York una travesía que lo ha llevado por los cinco continentes para crear conciencia global sobre los Objetivos del Milenio de Naciones Unidas, la serie de promesas hechas por líderes mundiales de erradicar la pobreza para 2015.

Image caption Díaz inició su travesía en mayo pasado.

Su viaje por los mares terminó en el parque Gantry Plaza, donde está la sede de la ONU, hasta donde nadó desde la emblemática Estatua de la Libertad.

Allí fue recibido por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, a quien Díaz entregó mensajes de apoyo para los Objetivos del Milenio que ha recogido de personas que encontró durante su travesía.

Ban esperó a Díaz sobre la ribera del río.

Gran logro

"Estoy contentísimo", exclamó Díaz a BBC Mundo por vía telefónica tras finalizar la ceremonia. "Esta travesía fue muy especial, por el significado que tenía y este era el mejor momento de celebrar este gran logro".

El nadador de 35 años comentó que ninguna ciudad pudo ser mejor que Nueva York para terminar su jornada y además poder conversar con el secretario general de la ONU.

"Unir los continentes, demostrar que las grandes cosas son posibles", añadió el atleta dominicano, "es demostrar que no estamos separados y que estamos unidos todos en torno a este tema".

Díaz fue recibido por decenas de personas que ondeaban la bandera dominicana, además de funcionarios de ese país.

Cinco continentes

Su viaje, llamado El Nado de los Continentes por los Objetivos del Milenio lo llevó de Jordania a Egipto, continuó de Marruecos a España, de Rusia a Alaska y optó por Nueva York como última escala para entregar el petitorio a la ONU.

El pasado mayo Díaz nadó de Oceanía hasta Asia, en su primera etapa de la travesía, con un récord de 19,7km en cuatro horas, 11 minutos y 8 segundos, saliendo desde Papúa Nueva Guinea hasta Indonesia.

El 10 de junio completó la segunda fase nadando desde Jordania, pasando por Israel, hasta llegar a Egipto, recorriendo 18 kilómetros en dos horas y 41 minutos.

Luego en agosto unió a África con Europa, comenzando en Punta Cirés, Marruecos y, terminando la travesía en Tarifa, España.

Posteriormente, enlazó a Asia con América a través del Estrecho de Bering, donde le esperaban temperaturas de dos grados Celsius.

En ese último trayecto Díaz partió de la Isla de Diomede, en Rusia, hasta Little Diomede, en Alaska, en una hora 5 minutos, con una velocidad promedio de 4,1 kilómetros por hora.

Compromiso mundial

La jornada del nadador dominicano finaliza días antes de que jefes de Estado y de Gobierno se reúnan en la ONU el 22 al 23 de septiembre para revisar el progreso logrado en la erradicación de la pobreza.

Este mes se cumplen 10 años desde que en septiembre de 2000, 189 gobernantes reunidos en Nueva York, firmaran la Declaración del Milenio, comprometiéndose a trabajar juntos para erradicar la pobreza extrema en el mundo antes de 2015.

Díaz dijo a BBC Mundo que en su trayecto "aprendí muchas cosas porque tuve la oportunidad de agotar una semana en cada país, visitando hospitales, centros juveniles, conociendo a mucha gente y dándome cuenta de que cada país es distinto".

Pero advirtió que mientras los diferentes retos de cada país son diferentes, "lo que es común es la necesidad de que las poblaciones tengan conciencia sobre el tema".

Agregó que físicamente su viaje ha sido muy exigente.

"Solo ha sido posible por el apoyo de mucha gente y la ayuda de los que se unieron en cada país y nos dieron la oportunidad de unir los continentes", agregó el nadador.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.