Abren en Malasia la primera escuela para adolescentes embarazadas

Personal de la escuela se reúne
Image caption Las profesoras les darán educación a las futuras madres, pero también protección.

En Malasia abrió sus puertas la primera escuela para adolescentes embarazadas, como parte de un intento por frenar el creciente número de bebés recién nacidos abandonados.

Las autoridades de este país de mayoría musulmana esperan que el establecimiento en el estado meridional de Malaca les ayude a las mujeres jóvenes a superar el estigma de tener hijos fuera del matrimonio.

Además de revisiones médicas, las estudiantes recibirán asesoramiento religioso.

¿Protegidas o segregadas? ¡Participe!

Este año cerca de 70 niños fueron abandonados en umbrales de puertas, en contenedores de basura y en baños públicos de Malasia.

Lea también: Preocupación por el aumento de bebés abandonados

Estigma social

Además de educación, la escuela promete darles intimidad y protección a las adolescentes embarazadas.

Image caption Auque Mila es mayor de edad, igual carga con el estigma.

El anonimato es considerado crucial, dado que la policía cree que son principalmente las parejas no casadas las que abandonan a sus bebés en un intento desesperado por ocultar el hecho de que tuvieron relaciones sexuales antes del matrimonio.

Se supone que los jóvenes de Malasia, en especial los musulmanes, deben llegar vírgenes al matrimonio.

Los funcionarios religiosos en Malaca también dicen que van a aprobar los matrimonios de más de niñas menores de 16 años con el fin de legitimar sus relaciones sexuales.

El estigma del sexo prematrimonial incluso ha impulsado las mujeres mayores, como Mila, de 28 años, a dar a sus hijos en adopción.

"Aunque me voy a casar pronto, tener relaciones sexuales antes del casamiento va contra la tradición islámica. Si el bebé se enterara de que nació fuera del matrimonio, cargaría con la vergüenza por el resto de su vida", dice.

Falta de educación

Sin embargo, la ministra de la Mujer de Malasia, Shahrizat Abdul Jalil, se opone a la idea de las escuelas para adolescentes embarazadas.

Para ella, separar a las jóvenes del sistema escolar general las estigmatiza aún más, según le dijo a la BBC.

La raíz del problema, dice, es la falta de educación sexual en el sistema educativo.

El Ministerio de la Mujer ha pedido durante años que a los estudiantes se les den cursos de salud reproductiva.

Pero los grupos religiosos han boicoteado la idea, afirmando que ello no haría sino alentar más a las adolescentes a quedar embarazadas.

Contenido relacionado