¿Qué consiguió la visita del Papa?

 Benedicto XVI rodeado de obispos
Image caption El Papa recibió información y consejo de los líderes católicos en Gales, Inglaterra y Escocia.

Por supuesto, los papas no llegan a un país sin saber lo que van a encontrarse. Ni tampoco sin un objetivo de lo que quieren lograr. Entonces ¿para que sirvió la visita del Papa Benedicto XVI a Reino Unido?

Los líderes católicos en Escocia, Inglaterra y Gales, han mantenido largas conversaciones con el Vaticano y, sin duda, contribuido a los discursos del Papa.

Esta es la razón por la que Benedicto XVI comenzó a hablar de los abusos sexuales a menores en el avión que lo trasladaba a Londres, un reconocimiento temprano de los fallos de la Iglesia Católica en actuar rápidamente para prevenirlos.

Sin embargo el Papa no hizo ninguna referencia al mayor de los obstáculos en la recuperación de las víctimas de abuso: el sistemático ocultamiento de estos actos por parte de la Iglesia.

Cuando, en una carta enviada a la Iglesia irlandesa el pasado mes de marzo, se refirió a que la reputación de la Iglesia se estaba protegiendo a expensas del bienestar de los niños, el Papa parecía estar culpando a los obispos locales.

Por eso, cuando en la catedral de Westminster utilizó la frase "todos nosotros" como reconocimiento de la vergüenza y la humillación que han generado los abusos, se interpretó como un reconocimiento de una responsabilidad corporativa por parte de una Iglesia Católica a nivel mundial, un paso más cerca de lo que los grupos de supervivientes de estos abusos habían solicitado.

También se refirió al abuso sexual como un delito, un reconocimiento de que la Iglesia no puede continuar denominándolo "pecado" e, implícitamente, que no puede tratarlo como un asunto a resolver mediante disciplina interna.

Lea también: El Papa expresó "dolor y vergüenza" por abusos sexuales

Horas después el Papa se reunió con cinco personas que habían sufrido abusos por parte de curas en lo que su vocero, Federico Lombardi, describió como una reunión "muy emocionante".

Este tipo de reuniones han funcionado bien a la hora de bajar la tensión en el pasado, como ocurrió en Malta a comienzos de año.

Pero... ¿es suficiente?

Acciones más que palabras

Las organizaciones de los supervivientes de los abusos dicen que las acciones hablarán más alto que las palabras: quieren que los archivos de los curas abusadores sean entregados a la policía.

Image caption Una multitud esperó al Papa bajo la lluvia en Birmingham.

Se cree que el Papa dijo a cinco personas - tres en Yorkshire, al norte del país, una en Escocia y a otra en Londres- que la Iglesia, entre otras cosas, está preparada para colaborar con las autoridades civiles a llevar a los curas pederastas a juicio.

Pero los nuevos procedimientos publicados este verano quedaron muy lejos del proceso automático de poner en conocimiento de las autoridades lo que ocurre que existe en el sistema utilizado por la Iglesia en Inglaterra y Gales.

Mucho de lo que suceda en el futuro dependerá de lo que las cinco personas que hablaron con el Papa le hayan dicho.

Los grupos de supervivientes de los abusos piden, de forma razonable, que se les explique cómo fueron seleccionadas estas cinco personas por las diócesis católicas que los propusieron.

Pero el Papa se está dirigiendo no sólo a ellos, sino al público en general, y, de momento, la estrategia parece estar funcionando.

La amplia cobertura mediática afirma que el Papa es una persona de estatura internacional ¿que otra figura captaría sino tanta atención nacional?

Valores básicos

La visita le dio también la oportunidad de aparecer como un papa pastoral y no únicamente como un seco y autoritario profesor.

Y visitar lugares como St Peter's, un hogar de personas mayores, es un buen ejemplo de cómo trata de hacer llegar su mensaje a una sociedad secular.

En su discurso afirmó que cada persona tiene valor, y su propia dignidad, incluso si son viejos y discapacitados.

Sus mensajes tratan de defender la idea de que no necesitas ir a la iglesia o registrarte en el dogma católico para ver el valor de una voz que defiende los valores básicos de una sociedad.

De la misma forma que le preguntó a un niño en un colegio del sur de Londres ¿qué tipo de persona quieres ser?, está preguntando a los británicos más ampliamente ¿qué tipo de sociedad queréis tener?

Image caption El viaje de Benedicto XVI mostró una imagen más humana del pontífice.

La respuesta que él ofrece es que incluso una sociedad secular necesita estar en contacto con el código moral, básico e inmutable ofrecido por la religión.

El Papa Benedicto XVI mantiene que este código está conformado por una ley natural, por los fundamentos de la naturaleza humana, que lo hace universal y atemporal.

Pero hubo otro elemento en su visita que permitió al Papa hacer algo incluso más importante.

Benedicto XVI, de 83 años, bromeó acerca de las penurias de la edad y salió a saludar a los espectadores cara a cara.

Las imágenes puede que se vuelvan más valiosas que ninguno de sus discursos, a la hora de cortejar y vencer a un público escéptico en la causa de Benedicto, y contrario a él personalmente.

Vea las imágenes: marchas a favor y en contra del Papa

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.