La disputa también está en la Antártica

Base británica en Antártica
Image caption Los intereses británico en la Antártica ya ha despertado disputas jurídicas con Argentina y Chile.

No sólo el Polo Norte y lo que se presume son sus enormes riquezas naturales son fuente de disputa. También la Antártica ha sido ambicionada al menos por siete naciones diferentes.

Argentina, Chile, Australia, Francia, Nueva Zelanda, Noruega y el Reino Unido han reclamado en algún momento de la historia derechos de soberanía sobre el continente. Eso hasta 1961, cuando "congelaron" sus pretensiones al suscribir el Tratado Antártico.

"La intención de establecer un estatuto internacional fue la de evitar que algunas de las potencias que buscaban su porción del continente blanco lo utilizaran, en plena Guerra Fría, para extraer recursos naturales", explicó la corresponsal de BBC Mundo en Buenos Aires, Valeria Perasso.

Y el Tratado, que sirvió para preservar la región para fines pacíficos y promover el libre intercambio de investigaciones científicas, expiró en 1991, cuando fue sustituido por el protocolo de Madrid.

Este deberá permanecer vigente hasta 2041 si lo permiten los siempre latentes reclamos territoriales.

Precisamente, estos días se celebra en Ecuador un encuentro de expertos internacionales para evaluar el impacto del cambio climático sobre el continente -que es la porción más fría del planeta- y para trazar estrategias de conservación y protección del medio ambiente helado.

Lea también: El Ártico, ¿campo de batalla para los recursos?

Reclamo británico

Perasso recuerda que en 2009 Argentina y Chile rechazaron las pretensiones británicas de obtener derechos de explotación en un área de un millón de kilómetros cuadrados.

"El área se sobreponía con las porciones que los dos países sudamericanos se adjudican como propias, que es además potencialmente muy valiosa porque se cree que alberga depósitos de minerales, petróleo y gas", señaló la corresponsal de BBC Mundo.

A través de un grupo de legisladores de ambos países, Argentina y Chile denunciaron que el reclamo era improcedente en el marco del Tratado Antártico, del que Gran Bretaña había sido el primer país signatario, en 1959.

Londres había planteado su reclamo en octubre de 2007 ante Naciones Unidas. Pero luego el gobierno del entonces primer ministro Gordon Brown dio marcha atrás.

El Reino Unido decidió finalmente no reclamar el sector ante la Comisión de Límites de la Plataforma Continental de la ONU (CLCS, por sus siglas en inglés), pero se reservó el derecho de hacerlo en el futuro.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.