Las estatuas de líderes confederados que causan airadas pasiones en Estados Unidos

La violencia desatada el sábado en Charlottesville, en Virginia, entre supremacistas blancos y contramanifestantes tiene su origen en los planes para retirar la estatua de un general de la Confederación, uno de los bandos que luchó en la Guerra de la Secesión en Estados Unidos (1861-1865).

Pero la de Lee es sólo una de las al menos 709 estatuas confederadas que hay en el país.

Mientras unos creen que estos monumentos deben mantenerse porque honran la historia de la Guerra de la Secesión, otros que son símbolo de racismo y celebran la esclavitud.