La furia del padre de tres víctimas que se lanzó contra Larry Nassar, condenado por abusar de decenas de gimnastas
Media playback is unsupported on your device

La furia del padre de 3 víctimas que se lanzó contra Larry Nassar durante su sentencia por abusar sexualmente de decenas de gimnastas en Estados Unidos

El enfurecido padre de tres jóvenes que fueron abusadas por Larry Nassar se abalanzó contra el exmédico del equipo de gimnastas de Estados Unidos en pleno juicio en una corte de Michigan.

Randall Margraves tuvo que ser reducido por tres agentes de seguridad.

Antes de correr este viernes hacia la mesa donde estaba sentado Nassar, el padre solicitó tener "cinco minutos en un cuarto con ese demonio".

La jueza Janice Cunningham dijo que no podía permitir eso.

Entonces Margraves le pidió solo un minuto, lo que causó una risa incómoda en la sala.

La jueza volvió a negarse y el padre se abalanzó furioso hacia Nassar, que estaba en el lugar.

"¡Quiero a ese hijo de p***!", gritó Margraves cuando los oficiales de seguridad lo interceptaron y derribaron.

"¿Y si esto les pasara a ustedes?", preguntó el padre a los agentes mientras lo llevaban esposado fuera del tribunal.

Antes del incidente de Margraves, dos de sus hijas, Madison y Lauren, acababan de testificar sobre los abusos que sufrieron a manos del exmédico deportivo.

Después de ellas, decenas de mujeres esperaban su turno para dar su declaración contra Nassar.

Pero ante el momento de tensión, la jueza suspendió brevemente la audiencia final de sentencia contra el médico por cargos de abuso sexual contra pacientes en Twistars, un el club local de gimnasia en Dimondale, Michigan.

Esta será la tercera pena que reciba Nassar.

A fines de enero, el doctor fue sentenciado a 175 años de prisión después de que la jueza Rosemarie Aquilina escuchara el testimonio de casi 160 gimnastas que fueron víctimas del médico.

Además, en diciembre de 2017 fue condenado a 60 años de prisión por posesión de pornografía infantil.

En la audiencia de este viernes, en la que Margraves quiso atacarlo, la jueza Cunningham dijo que el número de víctimas conocidas había crecido a 265.

Margraves, el padre indignado, regresó —aún esposado— a la sala durante un receso, a ver si enfrentaba algún castigo por su conducta contra Nassar.

"Estoy avergonzado y me disculpo", dijo y explicó que no sabía exactamente qué iban a decir sus hijas.

"No hay forma de que esta corte emita algún castigo, dadas las circunstancias del caso", señaló la jueza Cunningham. "Mi corazón está con usted y su familia por lo que les ha sucedido".

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.