Escucha el sonido de una octava en un violonchelo

Dos notas consonantes y un acorde: sonidos agradables como éste fueron los que convencieron a Pitágoras y sus seguidores de que los números y la música eran un regalo de los dioses.