BBC Mundo

Inicio > Noticias

Corea del Norte: la amenaza se cae en pedazos

Facebook Twitter Compartir
13 abr 2012 12:54 GMT

Redacción

BBC Mundo


El cohete norcoreano duró unos cien segundos en el aire. Cayó en pedazos en el Mar Amarillo, arrastrando de paso la imagen internacional de Pyongyang.

El lanzamiento iba a servir para marcar el centenario del fundador del país, Kim Il-sung, y, en cierto modo, para que su nieto y actual mandatario, Kim Jong-un, hiciera su estreno en lanzar desafíos al exterior, una histórica actitud en política internacional en su país.

El problema es que poner un satélite en órbita es algo que está al alcance de pocos. Prueba de ello es que el norcoreano no durara ni dos minutos en el aire.

"No quisiera ser un ingeniero norcoreano hoy, fue algo vergonzante y le habían dado mucha publicidad", dijo, en declaraciones a la BBC, Christopher Hill, profesor de la Universidad de Denver y antiguo jefe negociador estadounidense con Corea del Norte.

Crónica de un fracaso

Pese a los intentos de Corea del Sur, Estados Unidos y Japón para impedir lo que denunciaron era una prueba de un misil de largo alcance, el cohete despegó a las 7:39 (22:39 GMT), según fuentes oficiales surcoreanas.

Corea del Norte: "Nada es lo que parece" Ver 02:48

La trayectoria prevista lo hubiera llevado rumbo sur, por el oeste de la Península Coreana, entre Japón y Filipinas. Tanto Tokio como Seúl amenazaron con derribarlo si sobrevolaba su territorio.

Pero observadores de numerosos países confirmaron su fracaso. "Indicios iniciales apuntan que el misil cayó al mar a 165 kilómetros de Seúl", afirmó en un comunicado el Comando de Defensa Aeroespacial Norteamericano (Norad, en inglés).

"Ningún resto cayó en tierra. En ningún momento ni el misil ni sus pedazos supusieron una amenaza", agregó Norad.

Japón reportó detalles similares, así como Corea del Sur, que agregó el detalle de que se deshizo en 20 pedazos y adelantó que puso en marcha una operación para recuperarlos.

Como apunta el corresponsal de Ciencia de la BBC, Jonathan Amos, lo que pasó en Corea "prueba lo complicado que es llegar al espacio".

"Es un tópico pero es cierto. Para ponerlo en contexto, desde fin de abril a principios de junio veremos a una empresa EE.UU. lanzar el primer vuelo de carga comercial hacia la Estación Espacial Internacional. Con todo el conocimiento que tienen y el despliegue de tecnología, sus tres primeros cohetes fracasaron", recuerda Amos.

Según el corresponsal, este tipo de fracasos es algo normal y por eso mismo es que se hacen tantas pruebas. Y todo se complica por el aislamiento en que los norcoreanos pretenden hacerlo.

"No hay intercambio de ideas ni experiencias. Así es muy duro que sean capaces de desarrollar los sistemas que necesitan".

Sorpresiva transparencia

Unas cinco horas después del lanzamiento, Corea del Norte confirmó que había fracasado.

"El satélite de observación de la Tierra fracasó en entrar en órbita. Científicos, técnicos y expertos están ahora investigando las causas", informó la agencia de noticias estatal KCNA. La televisión estatal hizo un anuncio similiar.

Según Lucy Williamson, corresponsal de la BBC en Seúl, los norcoreanos han resultado "sorpresivamente abiertos" al informar de este fracaso.

"Marca distancia con lanzamientos previos, que Pyongyang siempre había declarado exitosos pese a las dudas de la comunidad internacional", señala Williamson.

Fracaso no ahorra condenas

Como apunta Williamson, "no parece que el fracaso vaya a suavizar la condena internacional contra Corea del Norte", que lo considera "una provocación".

De hecho, la Casa Blanca reaccionó con un comunicado en el que señala que "pese al fracaso en el intento de lanzamiento de un misil, la provocativa acción de Corea del Norte amenaza la seguridad regional, viola leyes internacionales y contraviene sus propios compromisos".

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, pidió la "máxima responsabilidad y contención" en la respuesta. "No creemos en nuevas sanciones", dijo Lavrov.

Por su parte, el canciller chino, Yang Jiechi, expresó su "preocupación por la decisión de Corea del Norte" de llevar adelante el lanzamiento y comentó que su país trabaja pare evitar futuras tensiones.

Además, un vocero chino dijo que su país no había recibido notificación sobre la fecha y hora del lanzamiento.

Para el profesor Hill, aunque sobre la negociación con Corea del Norte "en Estados Unidos no hay mucho entusiasmo", para él "la clave está en Pekín y en si en China están lo suficientemente enfadados con la prueba".

"Doble o nada"

Hill comenta que Pyongyang debe estar pasando "una vergüenza considerable"

"Un motivo de preocupación está en que cuanto mayores son los problemas internos de Corea del Norte, sus autoridades tienden a encarar otros países y adoptar una deriva ultranacionalista", comentó Hill.

"Normalmente cuando les pasa algo así suelen ir a 'doble o nada' y por eso hay tantos que prevén que se viene una prueba nuclear".

Eso es algo de lo que ya se viene hablando desde principios de semana por una serie de movimientos en los alrededores de las instalaciones en que se hicieron sus anteriores dos pruebas nucleares que apuntan a que se está preparando una tercera.

Para Jonathan Marcus, corresponsal de Asuntos Diplomáticos de la BBC, "son momentos como estos los más peligrosos en la Península Coreana".

"Este es un régimen que ve su supervivencia en vincularse a la apariencia de resistencia y fuerte potencial militar. El fracaso con el cohete sugiere lo contrario. De ahí la inquietud con lo que está por venir", considera Marcus.

Compartir

Email De.licio.us Facebook Menéame Sónico Twitter Technorati