BBC Mundo

Inicio > América Latina

Pastrana: "Uribe nunca le ha dado oportunidad a la paz"

Facebook Twitter Compartir
5 sep 2012 03:06 GMT

Redacción

BBC Mundo

Andrés Pastrana con el fallecido Manuel Marulanda en Caguán, 1999

Cuando se trata de paz con la guerrilla, el expresidente de Colombia Andrés Pastrana no entiende por qué algunos no valoran la experiencia del Caguán y por qué su sucesor, Álvaro Uribe, no le da "una oportunidad a la paz".

Durante el gobierno de Pastrana (1998-2002) se realizó el último intento de negociar la paz con las Fuerzas Armadas Revolcionarias de Colombia (FARC) en la llamada zona desmilitarizada del Caguán, en el sur de Colombia.

Los diálogos del Caguán (1999-2002) fracasaron y, según muchos analistas, permitió a las FARC fortalecerse. Pero Pastrana reivindica el fallido experimento porque considera que de allí partió la estrategia militar que habría forzado la vuelta de la guerrilla a la mesa de negociaciones.

Aunque el plan anunciado por el presidente Juan Manuel Santos no incluye desmilitarización ni cese al fuego, el recuerdo de aquel fallido proceso genera desconfianzas entre muchos colombianos sobre cualquier acercamiento con la guerrilla.

Lea también: ¿Por qué esta vez puede ser diferente el proceso de paz?

BBC Mundo conversó con el expresidente Pastrana sobre las enseñanzas que podrían sacarse del experimento del Caguán y sobre la posición de quien se ha convertido en el principal portavoz de los escépticos: su sucesor, Álvaro Uribe.

El presidente Santos ha hecho referencia a no repetir los errores del pasado, entendemos que ese pasado inmediato es el proceso que se dio en el Caguán bajo su gobierno, ¿qué errores son esos que no se deben repetir en este proceso que se avecina?

Yo no creo que se refiera él a eso porque yo creo que en el Caguán hay dos experiencias. El proceso de paz del Caguán tenía dos aristas, una que era la mesa de negociación y otra que era el Plan Colombia.

A la paz llegábamos o por la mesa de negociación que era el Caguán, o llegábamos a través del fortalecimiento de las fuerzas militares como lo hice yo en mi gobierno y hacer que la guerrilla retornara a la mesa de negociación después de derrotas militares como las que ha sufrido. Segundo, el proceso de paz dejó a las FARC en la lista de terroristas de Europa y Estados Unidos y sufrió la derrota política más importante de su historia.

Hay errores por ejemplo la zona de distensión, que no fue un error, porque la zona de distensión inclusive fue propuesta por el presidente Santos a través de Naciones Unidas. La zona de distensión era un mecanismo legal propuesto por la ONU para dialogar con las FARC.

Pero ¿no puede decirse que hubo algún error de planteamiento cuando no se logró la paz negociada y tampoco se logró la paz por imposición militar?

No había solución militar porque usted recuerda que cuando yo llegué al gobierno, el ejército colombiano había sufrido las peores derrotas en la historia de la lucha contra la guerrilla. El 7 de agosto de 1998 cuando yo me posiciono había mil soldados secuestrados y no teníamos un ejército para combatir la guerrilla, y por eso los cuatro años de mi gobierno la misión más importante fue fortalecer las fuerzas armadas que permitió al presidente Álvaro Uribe continuar, cuando la guerrilla rompe el proceso de paz, con la ayuda militar.

Lea también: Diez momentos críticos en las negociaciones de paz

Entonces, lo que hubo ahí fue, lógicamente por errores. Desafortunadamente no logramos la paz, claro, lo que sucedió en el Caguán por hechos que podemos estar aquí mucho tiempo hablando, hay errores que cometimos en mi gobierno, lógico, se cometieron con (el presidente César) Gaviria, con (el presidente) Belisario (Betancourt), con los presidentes…

¿Cuáles serían esos errores que no deberían repetirse?

Por ejemplo, uno que va a ser muy complicado es negociar en medio del conflicto. Ya lo ha dicho el presidente Santos, ha dicho que va a continuar las acciones militares como sucedió en el Caguán. En el Caguán posiblemente las FARC sufrió una de las mayores derrotas también cuando estábamos en la mesa de negociación.

Ojalá las FARC hayan entendido que no pueden hacer una locura. Imagínese donde las FARC comience a hacer actos terroristas todos los días, donde las FARC comience a atacar a la población civil, a continuar con los secuestros, va a ser muy difícil continuar con el proceso.

¿Habría preferido Ud. entonces que hubiera un cese al fuego pactado?

Claro, lo que estamos esperando es que haya un cese al fuego y un cese de hostilidades. Pero yo le hago una pregunta, supongamos que mañana las FARC dicen que hay un cese al fuego y un cese de hostilidades, ¿dónde se van a concentrar esos grupos? Va a tener que haber un mecanismo en que se les ceda territorio para que ellos puedan concentrarse para hacer la verificación nacional e internacional de que efectivamente están en cese el fuego. Hay una serie de elementos que tenemos que tener en cuenta.

Cuando hicimos el proceso de paz, era una situación totalmente distinta a la de hoy (...) Hoy las FARC creen en la comunidad internacional, cosa que no creían en mi gobierno. A mí me tocó construir confianza para iniciar un proceso de negociación. Hoy ya se puede hablar mucho más de agenda y concentrarse más que en toda la logística de iniciar un proceso en cómo avanzar en los puntos de la agenda.

Sin embargo, el presidente Álvaro Uribe considera que esto que está planteado es una bofetada a la democracia.

El único colombiano que nunca le ha dado la oportunidad a la paz a Colombia se llama Álvaro Uribe, el único. No lo hizo conmigo, nunca, y no lo ha hecho con el presidente Santos. Uno como político puede discrepar de mecanismos por los cuales tú estás buscando consolidar un proceso de paz, pero por lo menos decirle: "Presidente Santos o presidente Pastrana, no estoy de acuerdo, pero le deseo el mejor de los éxitos en la búsqueda de la paz".

Lea también: El contrapunteo de Santos y las FARC

Y segundo, ¿por qué Álvaro Uribe negocia con el cartel de Medellín y los paramilitares (...)y por qué no le da la oportunidad al presidente Santos de la búsqueda de la paz con las FARC y ojalá con el Ejército de Liberación Nacional, ELN?

¿Y a qué cree Ud. que se deba la reticencia del presidente Uribe a apoyar el proceso?

Esa es la pregunta que yo digo: ¿por qué, cuando el 70% de los colombianos queremos la paz, el presidente Uribe no le da esa oportunidad?. Ojalá que el presidente Santos logre hacer la paz, y ese es el deseo que tenemos todos los colombianos. Por qué no le da esa oportunidad a la paz en Colombia, por qué vamos a continuar con las masacres, por qué continuar con la muerte de colombianos inocentes, de la sociedad civil, por qué los secuestros, en fin… por qué el presidente Uribe no le da la oportunidad al presidente Santos de consolidar un proceso. No lo entiendo, no tengo respuesta para la actitud de Uribe.

El presidente Uribe puede estar representando la voz de muchos colombianos que, por tantos procesos de paz frustrados que se han vivido en el país, crea que sentarse a negociar con las FARC es darle la oportunidad de reagruparse, es darle vocería política, ¿no es también una posición válida por parte de algunos colombianos?

Ojalá tengan la vocería política (las FARC), por eso insisto en que el presidente Uribe en este caso representa a la minoría, porque el 70% del país quiere la paz, de acuerdo con las últimas encuestas. Por lo tanto, no representa a las mayorías. Segundo, había un expresidente colombiano que utilizaba una frase que es muy descriptiva: "Yo prefiero a los guerrilleros echando lengua que echando bala".

Y eso en Colombia ya existió. El M-19 llegó al Congreso de Colombia, yo estuve en el Congreso de Colombia con el M-19. Hoy un antiguo guerrillero del M-19 tiene la alcaldía de Bogotá, han sido ministros, han sido gobernadores y yo los prefiero en un proceso democrático que masacrando y asesinando colombianos.

Ud. recuerda en el 90 inclusive las FARC a través de la Unión Patriótica quería tener un brazo político no armado, como era la UP, que fueron masacrados. Entonces yo digo que por qué no le vamos a dar la oportunidad si vamos a hacer una paz que sea sincera, franca, duradera, permanente.

¿La estrategia militar del presidente Uribe ayudó a este cambio de posición de la guerrilla?

Lo que le digo: ese es el gran resultado del Plan Colombia, ese es uno de los grandes resultados del proceso del Caguán. El Caguán tenía dos aristas: o llegábamos a la paz por la guerra o por el proceso de negociación. Las FARC rompieron con la negociación, inicio yo la guerra, la sigue después el presidente Uribe y luego el presidente Santos.

No es tan malo el Caguán como a veces ustedes los extranjeros y muchos colombianos creen. Muchos de estos hombres que trabajaron en el proceso de paz del Caguán hoy están involucrados de forma directa o indirecta en el proceso de paz que se está iniciando

Compartir

Email De.licio.us Facebook Menéame Sónico Twitter Technorati