Viviendas con sólo lo indispensable: así es la vida minimalista en Japón

Una mirada íntima dentro de las casas de los japoneses que escogen una estilo de vida minimalista, en el que "menos es más".

El minimalista Fumio Sasaki usa una toalla mojada para limpiar el piso de su habitación, en Tokio.
Pie de foto,

Fumio Sasaki es uno de un creciente número de japoneses que ha decidido vivir con menos, al estilo minimalista.

Pie de foto,

Hace dos años, Sasaki se cansó de tratar de estar la día con las tendencias de la moda y decidió empezar a depurar sus pertenencias. "Me la pasaba pensando en lo que no tenía, lo que me hacía falta", comentó.

Pie de foto,

"El gastar menos tiempo limpiando o comprando significa que tengo más tiempo para pasar con amigos, salir o viajar en mis días libres. Me he vuelto mucho más activo", explicó Sasaki.

Pie de foto,

La meta no es sólo depurar y ordenar sino reevaluar el significado de las pertenencias. Para algunos, se trata de recuperar el tiempo para concentrarse en otros aspectos de sus vidas.

Pie de foto,

"En Occidente, para completar un espacio se coloca algo allí", dice Naoki Numahata, un escritor independiente.

Pie de foto,

"Pero con las ceremonias de té, o en la filosofía Zen, las cosas se dejan incompletas adrede para permitir que la imaginación de la persona complete el espacio".

Pie de foto,

El reducido vestuario de la hija de Numahata cuelga de coloridos ganchos contra el fondo blanco de las paredes.

Pie de foto,

"No era que tuviera más cosas que la persona promedio, pero eso no significaba que valoraba o apreciaba todo lo que poseía", dijo Katsuya Toyoda, un editor de publicaciones en internet que sólo tiene una mesa y un futón en su apartamento de 22 metros cuadrados.

Pie de foto,

"Me convertí en un minimalista para permitir que las cosas que verdaderamente me gustan puedan destacarse en mi vida", añadió Toyoda.

Pie de foto,

Saeko Kushibiki guarda su colchón plegable en su apartamento en Fujisawa.

Pie de foto,

En su cocina, Kushibiki tiene unos pocos frascos con especias y una única taza de té.