En fotos: sin techo y embarazadas en uno de los lugares más caros de EE.UU.

La fotógrafa estadounidense Keri Vaca lleva años capturando imágenes de mujeres embarazadas en un centro de atención prenatal de San Francisco, California, donde ofrecen ayuda a futuras madres que atraviesan una situación difícil.

Pie de foto,

Desde hace 8 años y medio, la fotógrafa Keri Vaca acude cada mes a la sede del Homeless Prenatal Program (www.homelessprenatal.org), un proyecto que nació en San Francisco en 1989 y tiene como principal objetivo romper el ciclo de la pobreza infantil.

Pie de foto,

"Conocí este programa de forma accidental, a través de una actividad escolar de mi hija", le cuenta Keri Vaca a BBC Mundo. "Me puse en contacto con Martha Ryan, la fundadora, quien me habló de lo que hacían allá y le dije que quería ofrecerme como fotógrafa voluntaria".

Pie de foto,

Ryan le propuso que fuera a conocer el centro y, en cuanto lo visitó, Vaca quedó fascinada por el tipo de trabajo que se hace en él. Homeless Prenatal no es un refugio para personas sin casa. Funciona como centro de información y se dan clases de preparación al parto, yoga, acupuntura. "Simplemente me fascinó ver que realmente marcan la diferencia con los recursos que les ofrecen a estas mamás y futuras mamás".

Pie de foto,

No todas las mujeres que acuden al centro están sin hogar. Algunas, detalla Vaca, se encuentran en un momento de transición hasta conseguir un nuevo alojamiento. Lo que tienen en común, dice la fotógrafa, es que son personas que están trabajando muy duro para volver a poner sus vidas en la dirección correcta, para tener una vida mejor. "No se trata de gente perezosa que esté sentada sin hacer nada", subraya.

Pie de foto,

En su visita mensual, a la que no ha fallado una vez en todo este tiempo, Vaca hace fotografías a unas 10-15 mujeres embarazadas. A veces llegan solas, a veces acompañadas. Le dedica al menos 15 minutos a cada una. Luego les regala las fotografías. "Para mí, tomar las fotografías de estas mujeres es como un premio para ellas, un reconocimiento al esfuerzo que están haciendo por cambiar su vida y la de su bebé".

Pie de foto,

Vaca no está presente cuando las mujeres ven el resultado final, pero suele recibir mensajes de texto o llamadas entusiastas posteriormente. "Para cualquier mujer, sin importar en qué situación se encuentre, es difícil sentirse bien cuando está embarazada, con un cuerpo y unas hormonas cambiantes. Para muchas de ellas es un shock ver lo bien que se ven".

Pie de foto,

"Muchas de las mujeres llegan tristes o en un mal momento y creo que esto les ayuda a ver las cosas con otros ojos", sostiene Vaca. La fotógrafa es consciente de que cada una de las mujeres tiene un tiempo de espera antes de la sesión fotográfica, así que cuando por fin es su turno, intenta darles toda la atención posible. "Me cuentan sus historias y yo les cuento las mías, quiero que se sientan fuertes y cómodas. Cuando se van están contentas, han pasado un buen rato y me dan las gracias ¡sin ni siquiera haber visto las imágenes!".

Pie de foto,

Sin embargo, no todo el mundo está contento con el trabajo voluntario de Keri Vaca. Cada vez que se publica un artículo sobre lo que hace con las mujeres del proyecto Homeless Prenatal, la fotógrafa recibe críticas y mensajes negativos de personas que le reprochan esta labor. "Básicamente me dicen que estas personas no se merecen que las traten así. Esta es la parte más triste para mí, ver que la gente no entiende lo que este programa está haciendo para cambiar la situación, las herramientas que les dan a las mujeres".

Pie de foto,

"La mayoría de las personas sin hogar no eligen este estilo de vida", defiende. "No hay un mejor momento para que una mujer quiera cambiar su situación que cuando está embarazada. Se da cuenta de que tiene que salir de esa relación tóxica o dejar las drogas, por ejemplo. Esto es lo que explica el gran éxito de este programa, estas son mujeres que realmente quieren cambiar sus vidas".

Pie de foto,

"Una de las mujeres", relata, "me contó que estaba esperando un niño y que le iba a llamar Baby Brian. Su esposo murió en enero de un ataque al corazón y de repente ella se vio sola, embarazada y en una ciudad tan cara como San Francisco sin poder pagar el alquiler. Nadie piensa que se va a ver en una situación así, pero nos puede pasar a todos".

Pie de foto,

Pese a las críticas, Vaca seguirá haciendo este trabajo con la misma pasión y entrega. Puedes ver toda su obra en www.kerivaca.com