Juno, la app del fundador de Viber que quiere sacar del juego a Uber

Juno Derechos de autor de la imagen Juno
Image caption Juno sigue en modo Beta pero ya tiene miles de conductores.

Juno, la empresa más reciente en entrar al mercado de aplicaciones de transporte en Nueva York, tiene una promesa simple para los conductores: te trataremos mejor que nuestros rivales.

Y la gente se está enterando.

Unos conductores que estaban en un evento de reclutamiento de la empresa en junio pasado explicaron que la empresa ofrecía la oportunidad de combinar más ingresos con la flexibilidad que obtienen de otras empresas como Uber, la dominante en el mercado.

"Mi amigo me dijo que Juno ofrece buenas comisiones para los conductores", afirma Mohammad Hossain, quien ha estado trabajando con esa empresa por año y medio y ahora planea empezar con Juno.

Lo mismo piensa Driss Elaji, quien lleva con Uber ocho meses.

"Me parece que Juno es mejor que Uber porque tal vez se preocupan por nosotros", sostiene.

La empresa, que todavía tiene a su aplicación en periodo de prueba, ya tiene 8.500 conductores en Nueva York. En contraste, Uber tiene 30.000 choferes afiliados en la ciudad, aunque muchos de ellos trabajan para varios servicios.

El mensaje de Juno es este: si los conductores están más contentos, eso llevará a una mejor experiencia para los clientes, quienes se lo contarán a sus amigos.

Más beneficios

El fundador de Juno, Talmon Marco, vendió su anterior empresa, el servicio de mensajería Viber, por US$900 millones en 2014.

Derechos de autor de la imagen Juno
Image caption Talmon Marco dice que Juno solo se queda con 10% de la tarifa, dándole una porción mayor de los ingresos a los conductores.

Asegura que escuchar a sus conductores y ofrecerles mayores beneficios le permitirá a su empresa vencer a la competencia, en especial a Uber.

"De muchas maneras, cuando te subes a un auto de Uber es como cuando compras un diamante de sangre", dice Marco. "Lo que te dan puede parecer muy bueno, pero el costo humano está mal".

Marco quiere responder a esto con una manera distinta de tratar a los conductores. Juno planea tomar una comisión de apenas 10%, frente al 20% de Uber.

Además planea darle a los choferes acciones en la empresa.

Interés en el futuro

Juno dice que en los próximos diez años entregará 1.000 millones de acciones a sus conductores, lo que hará que tengan interés en el futuro de la empresa, así como un colchón de seguridad.

"¿Qué les pasaría a ustedes si Uber decide empezar a usar autos sin conductor?", pregunta Kate Herman, una entrenadora de Juno, a un grupo nuevo de conductores.

"Si en diez años Juno deja de usar conductores, ustedes tendrán que decidir qué van a hacer todo el día, pero aún se beneficiarán del crecimiento de la empresa", alega.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La competencia en el sector es implacable.

Entregarles acciones a los empleados no es nuevo, pero ciertamente es poco común en la llamada "economía compartida", en la que los individuos reciben pagos por tareas específicas.

Según la asesora empresarial April Rinne, "los conductores sin duda toman en cuenta el dinero".

"Es probablemente el factor común de interés más frecuente. Pero cada vez más están considerando también como los trata la plataforma".

Mercado competitivo

Juno tampoco es la primera empresa en creer que descubrió el ingrediente secreto para apoderarse de este mercado.

Lyft, Gett, Via y Arro han intentado desplazar a Uber en Nueva York usando técnicas que incluyen precios más bajos, distintos servicios y el empleo de taxis amarillos de esa ciudad, pero ninguno lo ha conseguido.

Atraer conductores es apenas la mitad de la ecuación. El volumen de pasajeros y por ende el potencial de ingresos, sigue siendo el factor más importante para los choferes. Por eso la mayoría usan múltiples plataformas.

Pero Juno puede tener un factor a su favor.

La relación de Uber con sus conductores ha sido objeto recientemente de publicidad negativa.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Los choferes de Uber se quejan de las comisiones.

Uber clasifica a todos sus conductores estadounidenses como contratistas privados.

También ha sido acusado de quitarles ingresos a los conductores al aumentar las tarifas que les cobra, promover que trabajen 60 horas por semana y retirarlos de la plataforma sin previo aviso.

Uber ha rechazado las acusaciones de que esta explotando a sus conductores, pero la empresa ha tomado al tiempo medidas para mejorar esa relación.

En junio, Uber anunció nuevas iniciativas, asegurando que "la competencia hace que tengamos que demostrar que ofrecemos oportunidades de ingresos más estables y confiables que las alternativas.

"Y en eso estamos enfocados: en asegurar que Uber es la mejor experiencia para conductores en todo el mundo".

También llegó a un acuerdo con conductores en los estados de California y Massachusetts, en Estados Unidos, que les permite seguir clasificándolos como contratistas al tiempo que hizo concesiones en algunas áreas, como al permitir que los conductores pidan propina y dejar de retirarlos de la plataforma "a voluntad".

No está claro el efecto que estas medidas tendrán para el negocio de Juno.

Inversión millonaria

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Las aplicaciones han revolucionado la industria de los taxis.

Juno dice que obtuvo millones de inversionistas, pero Uber tiene un capital estimado de US$15.000 millones.

No obstante, la estrategia de Juno hizo que no tuviera que gastar dinero atrayendo a la mayoría de sus conductores. En cambio, se ha apoyado en que la información vaya transmitiéndose de boca en boca entre los choferes.

Pero si las acciones entregadas a los conductores de Juno van a tener un valor importante en el futuro, la empresa va a tener que ganar una porción mayor del mercado.

Al tomar apenas 10% de comisión, Juno necesita más carreras para generar beneficios. Por lo que el camino para derrocar a Uber se ve bastante largo.

Temas relacionados

Contenido relacionado