El increíble vuelo de los pilotos que 'siembran' las nubes para que llueva

avión sobrevolando campo Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Los pilotos que trabajan en "siembra de nubes" necesitan practicar en al menos dos tormentas.

La práctica de "sembrar" las nubes mediante aviones que inyectan químicos en ellas para provocar que llueva se ha vuelto a popularizar en los últimos cinco años.

Al menos 60 países de los cinco continentes realizan este tipo de vuelos, que si son exitosos, les ayudan a llenar embalses y regar cultivos en épocas de sequía.

Pero volar en medio de las nubes en una tormenta no es un asunto sencillo. Para hacerlo correctamente, un veterano necesita para navegarlas, al menos, un par de tormentas, dice Hans Ahlness, vicepresidente de operaciones Modificación al Tiempo Inc (WMI).

Volar dentro de una tormenta

Una de las razones es que a los pilotos normalmente no se les enseña a volar cerca o incluso dentro de las nubes de una tormenta.

Para los pilotos es vital observar, por ejemplo, el cizallamiento del viento, los frentes de ráfagas, ascendentes y descendentes; todas esas cosas peligrosas que le enseñan a un piloto a evitar cuando vuela.

"No se aprenden estas cosas en otro sitio", asegura Ahlness, cuya compañía, que realiza estos vuelos, fue fundada en los años 60 en Dakota del Norte, Estados Unidos.

WMI ya ha realizado proyectos de siembra en países como Senegal, Malí, Arabia Saudita, Malasia y Australia.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La siembra de nubes se realiza en unos 60 países del mundo para aumentar las precipitaciones.

Cuando la sequía llega, nunca mejor dicho, le llueven una gran cantidad de llamadas y correos electrónicos, ya sea de Texas, China, o el Medio Oriente, pidiéndoles que "arreglen" sus nubes.

El comportamiento de una tormenta

Las primeras investigaciones sobre sobre la modificación del clima tuvieron lugar en los años 40 y tomaron auge en Estados Unidos por los años 60 y 70. Pero durante las dos siguientes décadas se perdió gradualmente el interés y la inversión en la "siembra de lluvias" en EE.UU. al no cumplirse demandas poco realistas.

Sin embargo, en lugares como Sudáfrica, Australia, e Israel, la investigación continuó y desde hace cinco años, la práctica ha vuelto a extenderse.

Precisamente, en Sudáfrica, en la década de 1990, se desarrolló la práctica conocida como siembra de nubes higroscópica, que implica dispersar las sales que absorben agua (una mezcla de sodio, magnesio, potasio y cloruro) en partes de las nubes. Las sales a continuación recogen vapor de agua y se hacen más grandes en tamaño antes de caer en forma de lluvia.

En sus orígenes, los pilotos usaban yoduro de plata, cuya estructura molecular es muy similar al hielo, pero en la década de 1990, el yoduro se sustituyó por sales higroscópicas no contaminantes.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Para hacer que llueva, los aviones inyectan ciertos químicos a las nubes.

Bajo ciertas condiciones, se pueden emplear cañones antiaéreos o lanzacohetes para tratar de sembrar las nubes desde tierra, ya que es más barato y óptimo, pero esto no es siempre posible.

En 1999, 40 países participaron en los esfuerzos de siembra de nubes. La siembra aumenta la cantidad de precipitaciones entre el 15% y 40%.

Inspeccionar la tormenta

Los aviones usados en la siembra son normalmente aviones bimotor normales con bastidores montados en la panza y las alas, similares a los que lanzan bengalas.

Como un niño, Hans Ahlness disfruta de ver a estos aviones despegan cada vez que había una tormenta eléctrica.

Comprender el ciclo de vida de la célula de la tormenta es crítico para los vuelos de siembra, dice Jean Francois Berthoumieu, consultor de la de la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

Berthoumieu ha formado pilotos en el Chad, Libia y Sudáfrica, y además ha trabajado en países como Siria, Austria e India.

Después de monitorear el radar y la búsqueda de una célula de tormenta, un piloto de siembra debe tomar medidas fuera y dentro de la nube para inspeccionar la calidad de los aerosoles y detectar qué capacidad de siembra tiene.

Derechos de autor de la imagen Jean Francois Berthoumie
Image caption Los químicos salen por lanzadores ubicados en las alas del avión.

Si los signos son prometedores, a continuación, las bengalas higroscópicas se activan, liberando partículas en corrientes ascendentes de la nube. Volar a una distancia de unos 500 pies (160 metros) de la base de la tormenta, el piloto debe identificar las partes crecientes de las nubes y realizar un seguimiento de las nuevas partes de la célula.

Las tormentas de verano más divertidas

Las tormentas de verano son mucho más divertidas que las de invierno, dice Ahlness. En vuelos de invierno para impulsar las nevadas, el interior de la nube no es tan pintoresco y si demasiado hielo se acumula en la parte exterior del avión, el piloto tiene que descender.

En el verano, las condiciones climáticas cambian rápidamente, llegando a ser mucho más impredecibles.

Las tormentas de verano pueden ser sembradas en una de dos maneras: o bien desde la base, mediante la inyección de las partículas higroscópicas en las corrientes ascendentes, o en las partes superiores de las partes en crecimiento de las nubes, conocidos como de primera siembra.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La falta de lluvia ha llevado a muchos países a recurrir a la siembra de nubes.

Cuando hace siembra en la parte superior, en torno 6.000 m, el piloto debe volar cerca de la orilla de la tormenta, siguiendo la célula principal, ya sea visualmente o mediante radar. Las cosas se ponen bastante accidentadas en estas partes, dice Ahlness y, a continuación, tienen una gran corriente ascendente interna.

También se forma hielo en el avión, lo que confirma que has volado a través de una superficie de agua líquida, y luego hay una sacudida brusca con la gran corriente descendente.

A partir de ahí, el piloto debe maniobrar entre la corriente ascendente y corriente descendente, de ida y vuelta, hasta que la tormenta cambia en intensidad o se mueve fuera de la zona.

No hay dos nubes iguales

Otro factor que los pilotos han de tener en cuenta es que no hay dos tormentas ni dos nubes exactamente iguales.

Antes de empezar un experimento de siembra, es muy importante entender las nubes naturales en la zona en la que desea hacer su experimento, dice Roelof Bruintjes, científico del proyecto en el Centro Nacional de Investigación Atmosférica y presidente del equipo de expertos de la OMM sobre la modificación del clima.

El tipo de nubes, las partículas de fondo en el ambiente, y el nivel de contaminación juegan factores críticos.

Pero lo que queda por ver es si la ciencia puede mantenerse al día con la creciente demanda y la desesperación. Las nubes siguen siendo seres complejos y misteriosos, y conseguir una comprensión más completa de la ciencia atmosférica, dice Bruintjes, sigue siendo el mayor reto.

Pero, al menos, por ahora, podemos volar hasta dentro de las nubes, para sacudirlas y lograr un poco más de lluvia.

Temas relacionados