Así sonaba la primera melodía de una computadora creada por el pionero de la informática Alan Turing en los años 50

El profesor Jack Copeland (izq.), curador y director de los Archivos Turing para la Historia de la Computación, y el compositor Jack Long Derechos de autor de la imagen Duncan Shaw-Brown
Image caption El profesor Jack Copeland (izq.), curador y director de los Archivos Turing para la Historia de la Computación, y el compositor Jack Long restauraron el sonido de la grabación de 1951, que había sido registrada en frecuencias incorrectas. La música estaba guardada en la Biblioteca Británica.

Fue en 1951 que un técnico de la BBC registró en un laboratorio de Manchester, en Inglaterra, la primera grabación conocida de melodías producidas por una computadora.

El evento fue histórico, ya que el ordenador, que ocupaba casi todo un piso, se encontraba en el laboratorio del célebre científico británico y pionero de la computación Alan Turing,considerado padre de la informática y visionario de la inteligencia artificial.

Media playback is unsupported on your device
Así suena la primera grabación conocida de melodías creadas por una computadora

La computadora de Turing tenía instrucciones especiales para producir pulsos de sonido, que duraban apenas una fracción de segundo.

Turing se dio cuenta de que las instrucciones se podían repetir en diferentes patrones, haciendo que el oído humano percibiera distintas notas musicales.

"Trabajo terminado"

Si bien algunos afirman que la primera música generada por computadora pudo escucharse en los laboratorios Bell en Estados Unidos en 1957, los primeros sonidos ya emergieron de la computadora de Turing en Manchester en 1948.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Alan Turing usaba las diferentes notas en su computadora Mark II para indicar qué sucedía con el ordenador. Una nota indicaba, por ejemplo, "trabajo terminado".

El genio británico no estaba interesado en programar la computadora para producir música convencional y usó las diferentes notas para indicar qué sucedía con el ordenador. Una nota indicaba, por ejemplo, "trabajo terminado".

Fue un joven maestro de escuela y talentoso pianista, Christopher Strachey, quien obtuvo una copia del manual de programación elaborado por Turing para su ordenador Mark II, y lo persuadió para que le permitiera usar la máquina para producir melodías.

Frecuencia incorrecta

Todo lo que queda de esa música es la grabación de la BBC. Cuál no sería entonces la profunda frustración de los archivistas de sonido al percibir que en esa grabación las frecuencias no eran correctas.

Derechos de autor de la imagen Getty Universidad de Manchester
Image caption Alan Turing (derecha) en la consola de la computadora Mark II (Foto cortesía de la Escuela de Computación de la Universidad de Manchester). Es posible ahora escuchar por primera vez la verdadera música generada en la computadora de Turing hace más de 65 años.

Décadas después, el sonido original, que se encontraba en los archivos del British Library, la Biblioteca Británica, fue restaurado por Jack Copeland, profesor de la Universidad de Canterbury en Nueva Zelanda y director de los Archivos Turing para la Historia de la Computación.

Gracias a Copeland, quien trabajó junto al compositor Jason Long, es posible ahora escuchar por primera vez la verdadera música generada en la computadora de Turing hace más de 65 años.

"Momento hermoso"

"Todo lo que queda de la sesión de grabación es un disco de acetato de 12 pulgadas, grabado por el técnico de la BBC mientras la computadora tocaba. La computadora misma hace tiempo que no existe, así que ese archivo es nuestra única ventana a ese paisaje sonoro histórico", dijo Copeland.

Derechos de autor de la imagen Cortesía de Chris Burton
Image caption El disco original de acetato fue guardado por Frank Cooper, un ingeniero de la Universidad de Manchester.

"Qué frustración fue descubrir que las frecuencias en la grabación no eran correctas y que sólo era una representación poco precisa de cómo sonaba el ordenador. Hubo un error en la velocidad de grabación, probablemente como resultado de que la placa giratoria en la máquina portátil de grabar discos de la BBC rotaba demasiado rápido".

Aumentando la velocidad, filtrando sonidos externos en la grabación original, y usando software de corrección de frecuencias, Copeland y Long hicieron un trabajo electrónico detectivesco para revelar la grabación original.

"Fue un momento hermoso cuando escuchamos por primera vez el verdadero sonido de la computadora de Turing".



Temas relacionados