El brillo y el barro: los dramáticos contrastes de la minería de oro en Colombia

Stephen y Elizabeth Emma Ferry son dos estadounidenses apasionados por la historia de América Latina, de Colombia y de cómo la minería afecta a la región y al país. Para el libro de próxima publicación "Batea" han recorrido el país registrando esta práctica, a su gente y sus tensiones.

Oro en la sartén de un minero en una mina en las afueras de Zaragoza, departamento de Antioquia.

Fuente de la imagen, STEPHEN FERRY

Pie de foto,

"La batea es un recipiente de madera con forma como de un cono pando, con una depresión poco profunda en el centro que mide alrededor de medio metro de ancho. Ha sido usada en la minería en Sudamérica desde antes de los tiempos de la colonia", escribe la antropóloga Elizabeth Emma Ferry.

Fuente de la imagen, Stephen Ferry

Pie de foto,

El nombre que se le da al minero tradicional de río es barequero, como este hombre que usa su batea para buscar oro en el departamento del Cauca. "Hay algo que hipnotiza en la acción de revolver, parar, agitar, quitar la grasa, revolver, parar, agitar y de nuevo quitar la grasa a lo largo de la mañana cuando el sol calienta el día", dice Elizabeth Emma Ferry en el libro.

Fuente de la imagen, Stephen Ferry

Pie de foto,

Stephen y Elizabeth Emma Ferry han sido hipnotizados por el rol de la minería en Colombia y la región. "A los dos nos ha interesado entender la historia de América a través de la minería", le dice él a BBC Mundo. "En la historia de Colombia el oro es central", cuenta el fotógrafo. Incluso desde antes de la llegada de los españoles el oro era comerciado entre los pueblos que vivían en este territorio. En una ceremonia tradicional de los indígenas Muiscas, el hombre que sería coronado cacique era bañado en polvo de oro, conducido al centro de una laguna para que se sumergiera en ella, al tiempo que pequeños artefactos del precioso metal eran arrojados a las aguas. Se cree que de allí viene la leyenda de El Dorado.

Fuente de la imagen, Stephen Ferry

Pie de foto,

El trabajo específico para el libro de los Ferry comenzó en 2011-12, por el alza del precio del oro a nivel mundial. "En ese momento se prendieron las alarmas en Colombia, se descubrió que el oro estaba financiando la guerra en ese entonces", explica. Empezó a percibir que paralelamente había proceso de estigmatizar todos los mineros como criminales: "Se habla de minería ilegal sin distinguir entre grupos que son realmente mafias y los 360.000 mineros en este país que son informales".

Fuente de la imagen, Stephen Ferry

Pie de foto,

Ferry dice que una fuerte amenaza a los mineros tradicionales viene de la concentración en pocas manos de títulos mineros, especialmente en multinacionales. No es el único problema: dependiendo de la forma de extracción, la explotación de oro puede causar un gran daño ambiental. "La parte más contaminante y peligrosa para el medioambiente son las retroexcavadoras y las dragas", cuenta Stephen Ferry. "Eso es muy destructivo, y muchas veces usan mercurio ahí mismo.

Fuente de la imagen, Stephen Ferry

Pie de foto,

En esta imagen, mineros independientes trabajan en una corriente llamada La Cianurada, en el departamento de Antioquia. El nombre viene del cianuro que históricamente ha fluido hacia abajo desde la mina Frontino Golden, explica Ferry.

Fuente de la imagen, Stephen Ferry

Pie de foto,

En el caso de las minas de socavón, se sacan las rocas de la veta y se llevan a un entable, donde se extrae el oro. "Se pone mercurio, limón, melaza y a veces cal y unas bolas de manganeso", cuenta.

Fuente de la imagen, Stephen Ferry

Pie de foto,

"Estoy tratando de intercalar blanco y negro y color, que es un reto", confiesa el fotógrafo acerca del libro. "Pero me parece muy útil en este caso, porque casi todo el libro es un juego de opuestos entre lo bueno y lo malo y lo sucio del barro y lo brillante del oro; y me sirve para eso. El libro llevará un punto hecho con oro en la tapa, de color cartón.

Fuente de la imagen, Stephen Ferry

Pie de foto,

El proceso para extraer el oro se hace en lugares como este. La del oro es una economía compleja y con elementos de cooperación importantes. "Las mujeres trabajan las rocas que se sacan de la mina buscando un poquito de oro se las llaman chatarreras", explica Ferry. Se encargan de limpiar la zona de la mina de esas rocas, a cambio de ver si encuentran en ellas algo de oro. "He visto 200-250 mujeres diariamente haciendo eso en una sola mina", cuenta.

Fuente de la imagen, Stephen Ferry

Pie de foto,

"El oro se derrite a 1046 grados Celsius", escribe en "Batea" Elizabeth Emma Ferry. "El horno que derrite este oro está aún más caliente. Está tan caliente que sus llamas no se vuelven rojas o blancas, sino verdes... El calor parece estrellarse con el aire y el aire parece vaciarse y esperar. Se siente como si en cualquier momento el espacio alrededor del horno cediera y se revolviera en un mundo de fuego. Se siente como si la tierra y el molino y el horno y todos nosotros alrededor del horno nos convirtiéramos en estrellas".