6 mitos sobre el Kohinoor, uno de los diamantes más polémicos del mundo

Kohinoor Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption India ha reclamado el diamante por mucho tiempo.

El Kohinoor, que es "Montaña de luz" en persa, es uno de los diamantes más polémicos del mundo.

Ha sido objeto de conquistas e intrigas durante siglos, pasando por las manos de príncipes mogoles, guerreros iraníes, gobernantes afganos y marajás del Punjab.

La piedra preciosa de 105 quilates (21 gramos) llegó a manos británicas a mediados del siglo XIX y forma parte de las joyas de la Corona de Inglaterra en exhibición en la Torre de Londres.

El asunto de la propiedad de la gema es conflictivo para muchos indios pues consideran que los británicos se la robaron.

Cuando el Kohinoor llegó a manos del gobernador general Lord Dalhousie en 1849, éste quiso enviárselo a la reina Victoria acompañado con una historia oficial de la piedra preciosa.

Dalhousie le encargó a Theo Metcalfe, un magistrado asistente en Delhi, con gusto por los juegos de azar y las fiestas, que investigara el pasado de la gema.

Pero lo que Metcalfe recogió fue poco más que chismes coloridos que desde entonces se han repetido en artículo tras artículo, libro tras libro, e incluso en Wikipedia, como si fueran la verdadera historia del Kohinoor.

En el libro "Kohinoor: La historia del diamante más infame del mundo", los autores William Dalrymple y Anita Anand exploran los principales mitos esta joya de valor incalculable.

Mitos como los que verás a continuación.

Mito 1: El Kohinoor es el diamante indio preeminente

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La joya está en la corona usada por la reina madre, que fue exhibida en su ataúd durante su entierro.

Realidad: El Kohinoor, que era de 190.3 quilates (unos 38 gramos) cuando llegó a Reino Unido, tenía al menos dos hermanos similares:

  • Darya-i-Noor, o Mar de Luz, ahora en Teherán (estimado hoy en 175-195 quilates, entre 35 y 39 gramos)
  • El Gran Diamante Mogul, que la mayoría de los gemólogos modernos creen que es el diamante de Orlov (189,9 quilates, 37 gramos).

Los tres diamantes salieron de India como parte del botín del shah Nader de Persia después de que invadió el país en 1739.

Fue sólo a principios del siglo XIX, cuando el Kohinoor llegó a la región norteña de India del Punjab, que comenzó a ganar su fama como el diamante preeminente de India.

Mito 2: El Kohinoor era un diamante puro

Derechos de autor de la imagen Royal Collection Trust/Bridgeman Images
Image caption La reina Victoria llevando un broche con el Kohinoor.

Realidad: El Kohinoor original en bruto era defectuoso en su mismo corazón.

Manchas amarillas atravesaban su centro y una de estas era grande y afectaba su capacidad para refractar la luz.

Es por eso que el príncipe Alberto, esposo de la reina Victoria, estaba tan interesado en que la piedra fuera tallada.

El Kohinoor además está lejos de ser el diamante más grande del mundo: es sólo el número 90 en tamaño.

De hecho, los turistas que lo ven en la Torre de Londres suelen sorprenderse por lo pequeño que es, especialmente en comparación con los dos diamantes Cullinan, que son mucho más grandes y están expuestos cerca de él.

Mito 3: El Kohinoor fue encontrado en la mina Kollur en India en el siglo XIII

Realidad: Es imposible saber cuándo se encontró el Kohinoor, o dónde. Eso es lo que hace que esta gema sea tan misteriosa.

Algunos incluso creen que el Kohinoor es la legendaria joya Syamantaka, de los cuentos del Bhagavad Purana (conjunto de relatos del hinduismo) sobre Krishna, uno de los dioses más populares en el panteón hindú.

De hecho, según el informe de Theo Metcalfe, se decía que "este diamante se había extraído durante la vida de Krishna".

Lo que sí se sabe es que no fue extraído, sino desenterrado de un lecho de río seco, probablemente en el sur de India. Los diamantes indios nunca fueron extraídos. Se encuentran en los depósitos aluviales de los lechos secos de los ríos.

Mito 4: El Kohinoor era el tesoro más precioso de los mogoles

Derechos de autor de la imagen PVDE/Bridgeman Images
Image caption Timur entregó la corona imperial a Babur en presencia de Humayun. El diamante famoso de Babur, que él dio a Humayun, pudo haber sido el Koh-i-Noor.

Realidad: Mientras que los hindúes y los sijs preferían los diamantes sobre otras gemas, los mogoles y los persas preferían las piedras grandes, sin cortar y de colores brillantes.

En el tesoro mogol, el Kohinoor parece haber sido sólo uno entre una serie de objetos extraordinarios en la mayor colección de piedras preciosas jamás reunida.

Los artículos más preciados del conjunto no eran diamantes, sino las espinelas rojas de Badajshán (una provincia del actual Afganistán) y los rubíes de Birmania.

El emperador mogul Humayun le regaló el diamante de Babur -que muchos piensan que es el Kohinoor- al shah Tahmasp de Persia, cuando aquel estaba en el exilio.

El diamante de Babur acabó abriéndose el camino de regreso a la meseta del Decán, en el sur de India, pero no está claro cómo o cuándo volvió a la corte mogul más tarde.

Mito 5: El Kohinoor se lo robaron al emperador mogol Muhammad Shah Rangila con el pretexto de un intercambio ceremonial de turbante

Derechos de autor de la imagen Akg-images/Pictures from history
Image caption Shah Jahan sentado en su trono de pavo real rico en joyas.

La historia popular es que Nader Shah, de Persia, conspiró para privar al emperador mogol de su diamante, que estaba camuflado en su turbante.

Pero, estaba lejos de ser una joya suelta que Muhammad Shah pudiera esconder dentro de su turbante, y que Nader Shah pudiera adquirir con astucia mediante un intercambio de turbantes.

Según el relato del historiador persa Marvi, testigo ocular, el emperador no podría haber ocultado la gema en su turbante, porque en esa época era una pieza central del mueble más magnífico y costoso jamás hecho: Trono del Pavo real de Shah Jahan.

El Kohinoor, escribe de observación personal, en la primera referencia nombrada a la piedra -hasta ahora no traducida al inglés- fue colocada en la cabeza de un pavo real de este extraordinario trono.

Mito 6: El Kohinoor fue cortado torpemente por un pulidor de piedras veneciano, lo que redujo su tamaño significativamente

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Muchos turistas se sorprenden al ver el Kohinoor, ya que esperan que sea más grande.

Realidad: Según el comerciante y viajero francés Jean-Baptiste Tavernier, quien recibió permiso del emperador mogol Aurangzeb para ver su colección privada de joyas, el cortador de piedras, Hortensio Borgio, había cercenado brutalmente un gran diamante, lo que resultó en una triste pérdida de tamaño.

Pero Tavernier identificó ese diamante como el Gran Diamante Mogul, que le había regalado al rey mogul el comerciante del diamantes Mir Jumla.

La mayoría de los estudiosos modernos están convencidos de que el Gran Diamante Mogul es en realidad el Orlov, hoy parte del cetro imperial ruso de Catalina la Grande en el Kremlin.

Como los otros grandes diamantes mogoles han sido olvidados, retrospectivamente se empezó a asumir que todas las menciones de diamantes indios extraordinarios en fuentes históricas son referencias al Kohinoor.

Contenido relacionado