Los judíos sefardíes argentinos que quieren (y no quieren) regresar a España 524 años después de ser expulsados

Varios miembros de la comunidad judía sefardí en Buenos Aires.
Image caption Se estima que entre 40.000 y 70.000 judíos sefardíes viven en Argentina. Hasta ahora solo 3.000 personas han solicitado la ciudadanía española por este motivo.

Han pasado más de cinco siglos desde que España expulsó a decenas de miles de miembros de la comunidad judía -llamada serfadí- y ahora el país está invitando a sus descendientes a regresar.

¿Pero, están ellos tentados para volver? Miembros de la comunidad sefardí argentina de Buenos Aires compartieron con la BBC sus reflexiones sobre la oferta del Estado español.

Desde hace un año, una nueva ley permite la doble nacionalidad en España a las personas que logren demostrar que son descendientes de los judíos que, en pleno 1492, fueron expulsados del país.

Y desde entonces se han recibido unas 3.000 solicitudes.

Los argentinos están arriba en el listado de postulantes, seguidos por israelíes y venezolanos.

Los potenciales solicitantes han descrito que el procedimiento -que involucra un examen de español y un viaje a España- es costoso y toma bastante tiempo.

Pero recalcan el hecho que no se requiere que renuncien a su actual ciudadanía, como sí exigía la anterior "ley de retorno".

"Una extraordinaria reparación" - Mario Cohen, 68 años

"Siempre luchamos por esto", le dijo a la BBC Mario Cohen, cuyos abuelos pertenecieron a familias acomodadas en Estambul, por eso creció hablando Ladino, la lengua romance que deriva del viejo español hablado tradicionalmente por los judíos sefardíes.

Como director del Centro de Investigación y Difusión de la Cultura Sefardí, él organiza eventos y cursos para mantener vivas las tradiciones de la comunidad.

"En el instituto nos sentíamos como descendientes de España, pero España no nos reconocía", explicó.

Y para él, la ley aprobada representa "una extraordinaria reparación".

"No solo fuimos expulsados. También sufrimos la Inquisición y por siglos la palabra judío fue bastante estigmatizada", dijo Cohen.

"Este es un paso gigante hacia adelante", consideró.

"La historia se repite" - Ricardo Halac, 81 años

Ricardo Halac, cuya familia es de origen sirio, señaló que siente una profunda conexión con su identidad sefardí. Como dramaturgo, ha escrito a menudo sobre la historia judía.

Pero se mantiene firme en su idea de que no solicitará la ciudadanía española.

El autor recuerda estar en un bus con su padre en 1945, cuando él tenía 10 años. Su padre estaba leyendo un diario que hablaba sobre los horrores de los crematorios en los campos de concentración y de repente comenzó a llorar.

"Él me dijo: 'Siempre tenemos que estar listos porque tal vez tendremos que dejar todo de nuevo en cualquier momento'", explicó Halac.

"Imagínese si me mudo a España y me establezco allá. No me voy a sentir cómodo. La historia se repite".

---------------------

La historia de los judíos sefardíes en Argentina

  • Sefardí viene de la palabra hebrea Sefarad que significa España.
  • Ellos son descendientes de las personas que fueron expulsadas de España en 1492 durante la Inquisición.
  • Muchos de ellos se mudaron al norte de África y Medio Oriente antes de establecerse en Argentina.
  • Se estima que entre 40.000 y 70.000 judíos sefardíes viven en Argentina.
  • El gobierno de España admitió que la expulsión había sido "un error histórico".

--------------------

"Un gesto importante" - Delia Sisro, 41 años

"Creo que esta puede ser una gran oportunidad para ofrecerle a mis hijos una nueva oportunidad. Los judíos siempre han tenido que migrar", le dijo a la BBC Delia Sisro.

"Puede ser una especie de respaldo, en caso de que ellos no puedan vivir más en este país, por cualquier razón", añadió.

Pero Sisro aclaró que no solicitará la ciudadanía española para sí misma.

"Celebro la decisión a un nivel político. Creo que es un gesto importante", anotó.

"Pero me he preguntado: ¿no es una forma de traición darle a tus hijos una ciudadanía que a mis ancestros le fue negada?"

"De mal gusto" - Ezequiel Siddig, 42años

Los abuelos paternos de Ezequiel Siddig son originarios de Alepo en Siria y Bagdad en Irak, mientras que los padres de su madre vinieron de Europa del Este.

Él es una mezcla de judíos sefardí y askenazí (del centro de Europa).

Siddiq, de 42 años, no solicitará la ciudadanía española porque siente que "no tiene ningún sentido".

"Es un gesto anacrónico. Una reparación verdadera involucraría una investigación seria de las autoridades españolas para determinar quiénes son los descendientes de esos judíos que fueron expulsados. Más de cinco siglos después es casi como de mal gusto", dijo.

"No le reprocho nada a los que están solicitando la ciudadanía, pero siento que están olvidando de dónde viene la oferta. Mis cuatro abuelos dejaron sus países por la guerra, por el nazismo o porque simplemente se estaban muriendo de hambre", añadió.

"Argentina tuvo un lugar para ellos cuatro, por eso me quedo con mi ciudadanía argentina".

"Es un acto de justicia" - Julie Daye, 57años

Los abuelos de Julie Daye nacieron en Alepo, Siria. Fue una familia tradicional que no practicó la religión. Julie pidió la ciudadanía junto a su hijo de 24 años, Nicolás.

"Recuperar la ciudadanía española que nos fue injustamente arrebatada de los judíos, quienes por siglos hemos mantenido las tradiciones hispanas, es un acto de justicia", dijo Daye.

"Aunque esto no repara el daño que causó la separación de las familias, es reconfortante y nos da la sensación de que algunas veces la humanidad aprende de sus errores. Si mi abuela estuviera viva, ella estaría muy feliz", dijo.

Para Nicolás ha sido una oportunidad de descubrir las raíces familiares, que le puede dar la oportunidad de vivir algún día en España.

"Es cómo cerrar un círculo" - Patricia Benmergui, 54años

Patricia Benmergui nació en una familia de mezclas culturales. Su padre fue un judío marroquí y su madre era hija de católicos españoles de la ciudad de Gualchos, en la provincia de Grana.

Benmergui trató de acceder a la ciudadanía española a través de los documentos de su abuelo, pero falló debido a un error de ortografía en el registro.

Cuando la nueva ley se aprobó, ella postuló de forma inmediata.

"Me sorprendió que tuviera otra oportunidad de fortalecer mi relación con España. Tengo sangre española por ambos lados de mi familia", explicó.

"Solicitar la ciudadanía española hace parte de una idea romántica. Me hace sentir completa respecto a la historia de mi familia. Es como cerrar un círculo".

Temas relacionados

Contenido relacionado