Más espacio en los asientos, aviones supersónicos y otras de las novedades de la aviación que traerá 2017

El XB-1 supersónico Derechos de autor de la imagen Boom
Image caption El XB-1 es el prototipo supersónico que planea tener sus primeras pruebas este año.

Los últimos años han sido duros para la industria de la aviación y 2016 no fue la excepción.

Los retos han sido de todo tipo: la caída (y ahora posible alza) en el precio del petróleo, las múltiples tragedias incluidos los accidentes de EgyptAir en mayo y del club brasileño de fútbol Chapecoense en noviembre, y eso sin contar la amenaza de los teléfonos Samsung que se prendían fuego y debieron ser prohibidos a bordo.

Y no vale de mucho decir que el último año en realidad fue el más seguro en la historia de la aviación moderna.

Por eso, es preferible mirar hacia adelante. ¿Qué nos trae 2017 en cuestión de tendencias de aviación? Aquí les contamos algunas de ellas.

Aviones supersónicos

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Virgin Atlantic trató varias veces de comprar la flota de los Concorde, pero su oferta fue rechazada.

¿Se acuerdan del Concorde? Ya ha pasado más de una década desde que este tipo de aeronave fue retirada de los cielos del mundo.

Pero el millonario británico Richard Branson está buscando la forma de regresar a la era de los vuelos supersónicos y hacerlos accesibles para el público masivo.

Su compañía Virgin Galactic está trabajando con la empresa Boom en el desarrollo del XB-1, que se presenta como el avión más rápido construido en la era de la aviación civil.

Derechos de autor de la imagen Boom
Image caption Boom está desarrollando el que sería el sucesor del Concorde, pero habrá que esperar hasta el 2023 para disfrutar de su primer vuelo.

Otro gigante de la aviación, la estadounidense Boeing, está desarrollando junto a la compañía Lockheed Martin otro avión similar, pero Branson espera presentar su modelo primero.

El prototipo, llamado "Baby Boom", será probado en el primer semestre de este año; sin embargo, no se espera que pueda operar de manera comercial hasta 2023.

De acuerdo a los datos entregados por Boom y Virgin Galactic, su velocidad de crucero es un 10% superior a la del Concorde (que volaba a más de dos veces la velocidad del sonido) y casi tres veces la que alcanza un vuelo normal.

Se estima que los aviones diseñados por Boom pueden llevar a 40 pasajeros y pueden volar entre Londres y Nueva York en sólo 3 horas y 15 minutos.

¿Y el precio? Cerca de US$2.800 cada tramo.

Ganancias

Se espera que el precio de los combustibles suba, pero las aerolíneas continuarán generando ganancias como en 2016.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés) predijo que la industria aeronáutica facturará cerca de US$29.000 millones en 2017, lo que significa que por tercer año consecutivo el sector registrará ganancias.

El año pasado la cifra fue de US$35.600 millones.

"Estos últimos tres años han mostrado el mejor desempeño de la industria en la historia, más allá de muchas incertidumbres que hemos afrontado", le dijo a la BBC Alexandre de Juniac, presidente de IATA.

"Después de tantos años de trabajo duro para reestructurar la industria y los negocios, el sector es ahora mucho más flexible", agregó.

Rutas más largas

Por ahora hay que olvidarse de comparar el tamaño de los aviones y enfocarse en la distancia entre las ciudades y en qué aerolínea se llevará el título del operador de la ruta de mayor duración.

Emirates actualmente tiene la corona con la ruta entre Dubai (Emiratos Árabes Unidos) y Auckland, en Nueva Zelanda. El vuelo dura 16 horas y 5 minutos de ida y 17 horas y 25 minutos de regreso.

Pero su rival, Qatar Airways, le quitará pronto ese título cuando lance su vuelo sin escalas desde Doha (Qatar) y Auckland, cubriendo una distancia de 14.542 kilómetros y un tiempo de 17 horas de ida y 18 horas y media en la vuelta.

Ahora, en términos de kilómetros, el récord lo ostenta Air India, con su vuelo entre Nueva Delhi y San Francisco que comprende una distancia de 15.300, pero gracias al viento en cola sólo se demora 14 horas y media.

Emociones sin pretensiones

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption De carros a trenes y desde allí a los aviones: el mercado asiático es el de mayor crecimiento dentro de la industria aeronáutica.

Air France lanzará este año su plan para conquistar parte del mercado de Asia, con más llegadas a ese continente, a la vez que buscará intentar aterrizar en más aeropuertos de Estados Unidos.

Con Europe, Ryanair y Easyjet dominando gran parte del mercado europeo, muchas compañías están con miras en los vuelos transatlánticos para generar ganancias.

Por ejemplo, Wow Air, de Islandia, lanzará un paquete de viajes hacia Estados Unidos en 2017. La idea es sumar cuatro vuelos semanales desde Reykjavik.

Más espacio, pero va a costar

Derechos de autor de la imagen Delta Airlines
Image caption Delta promete una nueva categoría con mayor espacio que en económica y un kit de obsequio. Pero cuesta casi tres veces más que el tiquete más barato.

La clasificación tradicional que conocemos es de tres clases: primera, business y económica. Pero para aquellos que constantemente quedamos relegados a la clase donde llevan el ganado ahora hay un pequeño cambio: "económica premium".

Todavía se viaja en la parte trasera del avión, pero se gana un poco de espacio, buen servicio y algunos objetos de cortesía.

A finales de 2017, en vuelos internacionales de larga duración en el nuevo Airbus A350, la aerolínea estadounidense Delta lanzará lo que se conocerá como opción "Delta Premium Select".

Y se define de la siguiente manera: "Más espacio en la silla, entre los asientos y para reclinarse, una manta, almohada y un kit de obsequio".

Por supuesto, más caro el pasaje: casi tres veces lo que cuesta un sitio en económica.

Nuevos trajes para la tripulación

Derechos de autor de la imagen Hawaiian Airlines
Image caption Hawaiian Airlines cambió sus uniformes por primera vez desde 2008.

En los viajes después de la Segunda Guerra Mundial, el pasillo central de los aviones se convirtió en una especie de pasarela para glamurosos asistentes de vuelo.

Ahora, algunas aerolíneas quieren retomar ese lugar, con el lanzamiento de nuevos trajes y vestidos para su tripulación.

Por ejemplo, Hawaiian Airlines cambió los uniformes de sus empleados por primera vez desde 2008, mientras que Delta está trabajando con el diseñador Zac Posen en los suyos.

Delta informó que sus 60.000 empleados estarán vestidos en una "fiesta de mezcla de colores como violeta pasaporte, cardenal crucero y grafito en tierra".

Lo que suena mucho más elegante que llamarlo simplemente púrpura, rojo o gris.

Temas relacionados

Contenido relacionado