Lee Jae-yong, el heredero de Samsung que fue condenado a la cárcel por sobornar a "la Rasputina surcoreana"

Lee Jae-yong Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Jay Y. Lee tiene 48 años y es el vicepresidente de Samsung, la empresa que fundó su abuelo y que hoy es motor económico de Corea del Sur.

Lee Jae-yong (o Jay Y. Lee, como algunos lo llaman), el heredero de Samsung -el mayor fabricante de teléfonos del mundo y uno de los principales grupos industriales de Asia- acaba de ser condenado a cinco años de cárcel.

Este viernes, la justicia de Corea del Sur lo encontró culpable de soborno en el escándalo de corrupción política que sacó del poder a la presidenta Park Geun-hye.

Lee, quien niega los cargos, se enfrentaba a una sentencia máxima de 12 años y todavía puede apelar la sentencia.

Lo que significa que el caso -que ha atizado los cuestionamientos a la forma de operar de las grandes compañías surcoreanas, conocidas como chaebols- está lejos de haber terminado.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El multimillonario heredero de Samsung ha sido condenado a cinco años de prisión.

Divorciado, de 48 años y con dos hijos, Lee Jae-yong todavía ejerce el cargo de vicepresidente de Samsung.

Y en octubre del año pasado había sido nominado por los accionistas para que se uniera al consejo de administración y asumiera el puesto de director operativo, preparando así el camino para suceder a su padre en la presidencia.

Pero ahora todo está en el aire.

Jefe "de facto"

El abuelo de Jae-yong, Lee Byung-chul, fundó Samsung a partir de un negocio familiar que, con el paso de los años, llegaría a convertirse en el motor económico de Corea del Sur.

Y al frente de la empresa, su padre, Lee Kun-hee, se convirtió en el hombre más rico de la nación asiática.

Lee Jae-yong (Jay Y. Lee)

Vicepresidente de Samsung

  • Su divorcio fue el más caro de Corea del Sur.

  • Ocupa el puesto de vicepresidente de Samsung.

  • La prensa le describe como un hombre de exquisitos modales.

  • Quiere transformar Samsung para que deje de ser un conglomerado familiar.

Getty

Kun-hee, de 74 años, sufrió sin embargo un ataque cardíaco en 2014 y desde entonces su hijo era considerado el jefe de facto del gigante tecnológico.

Según la revista Forbes -que ubicó a Lee Jae-Yong en el puesto número 40 de la lista de los más ricos del mundo de la tecnología- el joven heredero aspira a encontrar nuevos negocios de alto crecimiento para su empresa.

A su favor cuenta con más de dos décadas de experiencia: comenzó su carrera en Samsung en 1991.

Y ha mostrado un interés especial en el sector sanitario, las finanzas y los autos sin conductor, iniciativas en las que la firma ya se comenzó a involucrar.

Aunque hace tiempo que las cosas se estaban poniendo feas.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Jae-yong es el el jefe de facto del gigante tecnológico, fundado por su padre, Kun-hee, quien sufrió un ataque cardíaco en 2014.

2016 fue un año especialmente complicado, teñido por una crisis empresarial que se inició con la explosión de las baterías del Galaxy Note 7 y terminó con el desplome del precio de las acciones y la llamada a que los usuarios devolvieran el producto defectuoso.

La llamada a revisión de 2,8 millones de lavadoras por unos supuestos problemas técnicos tampoco ayudó.

Y 2017 no pintaba mucho mejor.

La polémica

En enero, Lee se enfrentó a un interrogatorio con la Fiscalía, que terminó emitiendo una orden de arresto contra él.

Las autoridades le consideraban sospechoso de un delito de soborno en el caso de corrupción que apartó del poder a Park y que se ha convertido en el mayor escándalo político de las últimas décadas en el país.

Acusaban a la firma de dar donaciones a dos fundaciones operadas por Choi Soon-sil, una amiga íntima de la mandataria, conocida como la "Rasputina surcoreana".

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Las autoridades del país acusan al jefe de Samsung de un delito de soborno.

Las donaciones fueron supuestamente efectuadas a cambio de apoyo político para una controversial fusión entre la rama electrónica de la firma tecnológica, Samsung C&T, y una empresa afiliada, Cheil Industries.

La Fiscalía observó especialmente donaciones por US$36 millones a las fundaciones operadas por Choi Soon-il.

Derechos de autor de la imagen Reuters/Yonhap
Image caption El escándalo le costó su puesto a la presidente coreana Park Geun-hye.

Otros dos directivos de Samsung fueron entrevistados en enero, aunque en calidad de testigos, y no de sospechosos.

En su momento la BBC se puso en contacto con Samsung, pero la compañía no quiso hacer declaraciones al respecto.

Disculpas y negaciones

La posición de Park sobre el asunto comenzó a quedar clara en octubre del año pasado, cuando salieron a la luz algunos detalles que revelaban que la presidenta había permitido a su vieja amiga -quien no ostenta ningún puesto en el gobierno- redactar discursos políticos.

Inmediatamente, miles de personas empezaron a reunirse cada fin de semana para pedirle que abandonara el cargo.

Park negó haber actuado mal, pero se disculpó por la manera en que había gestionado su relación con Choi.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption "Merezco morir", dijo Choi tras comparecer ante la Fiscalía.

En diciembre, sin embargo, el parlamento le abrió un juicio político.

Y en marzo de 2017 Park fue destituida, convirtiéndose así en el primer presidente democráticamente electo en ser expulsado del cargo en la historia de Corea del Sur.

Luego de ser despojada de su inmunidad presidencial, fue acusada de soborno, abuso de poder y filtración de secretos estatales. Su juicio empezará en mayo.

En cuanto al dirigente de Samsung, sus abogados han dicho que apelará la condena.

"Estamos confiados en que el fallo será anulado", declaró el abogado Song Wu-cheol a los periodistas.

Desde que se conoció el fallo del tribunal, las acciones de Samsung han caído un 1%,

* Esta nota fue publicada el 11 de enero y actualizada el día 25 de agosto con motivo de la emisión de la condena de cárcel por parte de las autoridades surcoreanas.

Temas relacionados

Contenido relacionado